viernes, 28 de febrero de 2014

Termina febrero


Termina febrero... pasó el carnaval y aún quedan los ecos de las canciones de los niños por las calles del pueblo, que por unos momentos, se llenaron de risas, de colores y de algún grito, cuando el aire, que no estaba invitado a la fiesta, se llevaba sombreros de príncipes y estrellas de mar de las sirenas. Las olas de los barcos de papel se agitaban como si fuera una tormenta en alta mar.

Atrás quedan las semanas de duro trabajo, los nervios por no acabar a tiempo, los sustos por el disfraz que, de pronto, parece haber encogido, o el que se despega en el último instante... nada que no se pueda arreglar con un poco de pegamento o unas grapas. 

Qué bueno sería que en nuestra vida diaria los problemas se pudieran arreglar así: con un pegamento y grapas. Qué bueno sería que la alegría de hoy se extendiera al resto del año.

¡Feliz fin de semana!


jueves, 27 de febrero de 2014

Casi todo preparado...



Ya está casi todo preparado para la exposición, hoy he visto los carteles... A última hora de la tarde colgamos los cuadros, decidir dónde va cada uno, colocar sus nombres... Y hoy, ellos que han dejado un hueco vacío en las paredes de casa, duermen lejos y los echo de menos.

Al verlos en aquellas paredes blancas, todos juntos, me he dado cuenta de todas las horas de trabajo, las dificultades de algunos, la simplicidad de otros... Pero sobre todo siento que he crecido con cada uno de ellos y que cada uno tiene una pequeña parte de mi.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Coplas de Jorge Manrique



Hay ocasiones que la muerte de un ser querido te sorprende en mitad de tu rutina diaria. Recibes la noticia con dolor, con sorpresa como si no supiéramos que estamos aquí de paso, que toda nuestra vida no es más que un camino que debemos recorrer sin saber dónde está la meta.
Recordé de pronto las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique:

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte 
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio
porque todo ha de pasar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

Invocación:

Dejo las invocaciones
de los famosos poetas
y oradores;
no curo de sus ficciones,
que traen yerbas secretas
sus sabores;
A aquél sólo me encomiendo,
aquél sólo invoco yo
de verdad, 
que en este mundo viviendo
el mundo no conoció
su deidad.

Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar.
Partimos cuando nacemos,
andamos mientras vivimos,
y llegamos
al tiempo que fenecemos;
así que cuando morimos
descansamos.

martes, 25 de febrero de 2014

Momentos de luz


Incluso el día más nublado  y negro tiene su momento de luz. Salí de casa esta tarde con lluvia intensa, el viento zarandeaba mi coche mientras veía doblarse a los árboles, cada vez más escasos, del monte Torozos. Ellos tienen raíces fuertes que los sujetan a  la tierra. Un viaje no demasiado bueno, ni tan siquiera la radio ofrecía algo que me interesara o que, por lo menos me distrajera.
Y entonces, delante de mi, aparecieron dos arco iris. Uno grande nítido, brillante, luciendo sus siete colores , el otro más débil, difuminado entre nubes blancas y grises, pero no por ello menos bello. Su visión consiguió que se borraran todos los nubarrones y tormentas de hoy, y como decía el poeta: "... su belleza permanece en mi recuerdo..."

domingo, 23 de febrero de 2014

Nana para un Rey


Una canción especial, una nana para empezar el último domingo de febrero:

Duérmete tesoro mío,
no tengas miedo de ná,
mi pecho combate el frío,
con tus manitas helas

Calla que tras la colina
está la muerte acechando,
viene cargada de espinas,
luces, fatigas y clavos.

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, pá un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormio.

Cuando ríes se ilumina
las ventanas de mi ser,
que hermoso es dar luz divina
y que la lirio querer.
Yo estaré siempre a tu vera
Sueña libre pastorcillo.
Ala eahh eahh eahhh
de penita el mío

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, pá un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormio.

sábado, 22 de febrero de 2014

Instantes de felicidad

Leía el otro día sobre los breves instantes de felicidad. No creo que haya una felicidad continuada, todas las horas del día y de la noche, no creo que vivamos en un estado permanente de completa felicidad. Pero sí creo que hay instantes de gran felicidad, que hacen que un día cualquiera se transforme en uno extraordinario. Por ejemplo: 

  • Sentarnos todos juntos a cenar tras una semana de no tener a los hijos en casa.
  • Recibir un mensaje de un amigo al que hace tiempo que no ves diciéndote que viene a verte.
  • Abrir la ventana por la mañana y ver la luna llena que te da los buenos días.
  • Encontrar, sin querer, eso que llevabas tanto tiempo buscando.
  • Terminar un libro y que el final fuera mejor de lo que esperabas....
Muchos instante de pequeña felicidad que pueblan nuestros días sin que muchas veces nos demos cuenta de ellos.

jueves, 20 de febrero de 2014

He andado muchos caminos...



    He andado muchos caminos
    He abierto muchas veredas;
    He navegado en cien mares
    Y atracado en cien riberas.

    En todas partes he visto
    Caravanas de tristeza,
    Soberbios y melancólicos
    Borrachos de sombra negra.

    Y pedantones al paño
    Que miran, callan y piensan
    Que saben por qué no beben
    El vino de las tabernas.

    Mala gente que camina
    Y va apestando la tierra...

    Y en todas partes he visto
    Gentes que danzan o juegan,
    Cuando pueden, y laboran
    Sus cuatro palmos de tierra.

    Nunca, si llegan a un sitio
    Preguntan a dónde llegan.
    Cuando caminan, cabalgan
    A lomos de mula vieja.

    Y no conocen la prisa
    Ni aún en los días de fiesta.
    Donde hay vino, beben vino,
    Donde no hay vino, agua fresca.

    Son buenas gentes que viven,
    Laboran, pasan y sueñan,
    Y un día como tantos,
    Descansan bajo la tierra.

    Antonio Machado

miércoles, 19 de febrero de 2014

Dale vida a tus sueños


Dale vida a los sueños que alimentan el alma,
y aunque tu mente sienta necesidad humana,
de conseguir las metas y de escalar montañas,
nunca rompas tus sueños,
porque matas el alma.
Dale vida a tus sueños aunque te llamen loco,
no los dejes que mueran de hastío,
poco a poco,
no les rompas las alas que son de fantasía,
déjalos que vuelen contigo en compañía,
Dale vida a tus sueños y, con ellos volando,
tocarás las estrellas y el viento susurrando,
te contará secretos que para ti ha guardado,
y sentirás el cuerpo con caricias bañado,
del alma que despierta para estar a tu lado.
Dale vida a los sueños que tienes escondidos,
descubrirás que puedes vivir esos momentos
con los ojos abiertos y los miedos dormidos,
con los ojos cerrados y los sueños despiertos.


Mario Benedetti

martes, 18 de febrero de 2014

Bendita inocencia


Hoy hemos empezado un experimento. Hemos plantado tres garbanzos e iremos anotando los resultados.
Uno está  plantado en un bote sin tierra y sin agua. Algunos me dicen que no creen que crezca demasiado. Otro está plantado con tierra y con agua, pero no tiene sol, lo tenemos encerrado en un armario. Ahí hay más dudas sobre el resultado. El tercero tiene tierra, agua y luz. Hay quien tiene tanta confianza en la cosecha de garbanzos que vamos a obtener que ya están pensando qué haremos con ellos.
Lo que más me gusta es cuando se acercan al bote que sólo tiene un garbanzo y lo miran como si fuera posible que de allí salga algo...¡Bendita inocencia!

lunes, 17 de febrero de 2014

domingo, 16 de febrero de 2014

Instrucciones para llorar


Hacía tiempo que no leía a Julio Cortázar... Dejo estas " instrucciones para llorar", no porque se esté acabando el domingo, no porque mañana sea lunes... Me gustan los lunes, me gusta volver a la escuela, volver a ver a mis enanos y que me cuenten lo que han hecho el fin de semana. Siempre les pido una cosa y ellos me cuentan lo que quieren, para ellos todo es importante y emocionante, todo es una aventura, siempre hay algo que contar, hasta lo más pequeño, lo más insignificante para ellos es lo más grande.


Instrucciones para llorar


Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

sábado, 15 de febrero de 2014

El amor es...

Aún no se han apagado los ecos de San Valentín, quedan los presentes que hicimos en la escuela para que los niños regalasen a quien ellos quisieran. No sé qué habré hecho uno de ellos que a quien más quería era a una perra que se le "escapó". Quedan comentarios de gente a favor y en contra... algunos están eternamente en contra de cualquier cosa que se proponga. Dicen que se puede celebrar cualquier día, es cierto, entonces por qué no ese día. Nadie te obliga a comprar nada, ni a regalar... pero es bonito levantarte ese día y decir a la persona que tienes a tu lado: ¡Feliz día!, y ver, que por un día, se sonríe más y se dice a los otros "Te quiero" sin sentirse uno mal ni ruborizarse.
No habiéndose apagado los ecos, como dije al principio, me encontré con una palabras de Rojas Marcos que copio para compartirlas con todos.

"EL AMOR es la poesía de los sentidos, la inteligencia es la nitidez de la razón. Ahí entra la importancia de la educación. Educar es introducir en la realidad con amor y conocimiento. Educar es enseñar a pensar, mientras que la cultura es enseñar a vivir. Educar es convertir a alguien en persona. Educar es seducir con los valores que no pasan de moda. Aquí entra la importancia de los padres. Un buen padre vale más que cien maestros. Una buena madre es la mejor universidad doméstica. Porque quien sabe querer sabe exigir."

¡Feliz fin de semana!

jueves, 13 de febrero de 2014

La fuerza de la vida

Aparece cada día a nuestro alrededor, en esas plantas que crecen en sitios donde no parece posible que haya vida, en esas personas que siguen viviendo a pesar de sus grandes dificultades físicas...

Alguien puso música a la fuerza de la vida y dio origen a una preciosa canción:
Hasta cuando nos marchamos lejos 
por cobardía o por despecho, 
por un amor inconsolable, 
cuando en casa el tiempo pasa sin vivirlo 
y lloras porque no sabes por qué 
una fuerza enorme esta en nosotros mismos, 
la sencillez de lo sencillo, 
donde las luchas son inútiles, 
es más fuerte que una muerte incomprensible, 
es vencer esa nostalgia que no se va de tí. 

Tienes que poner los dedos en tu herida 
y entonces sentirás la fuerza de la vida, 
que te conducirá, lo sé, 
amor, ya lo verás, 
a la salida que hoy no ves. 

Cuando te recomen los silencios 
y el corazón les pone precio 
con un rumor insoportable 
cuando te hundes y no puedes levantarte, 
y hasta cuando la esperanza 
piensas que se perderá. 

Es la voluntad que a todo desafia, 
es nuestra dignidad, la fuerza de la vida, 
que no preguntará que es la eternidad, 
aunque sepa que la ofenden, 
o que la venden sin piedad. 

Tienes que tocar el fondo de tu herida 
y reconocerás la fuerza de la vida, 
que te conducirá, lo sé, 
no te dejará marchar, 
no te dejará, ten fe. 

Hasta dentro de la carcel 
de esta enorme hipocresía, 
y en los fríos hospitales 
de ese mal de nuestros días, 
una fuerza te vigila, 
tu la reconocerás, 
esa fuerza testaruda que hay en tí, 
que sueña y no se va de tí. 

Amor, ya lo verás, la salida que hoy no ves 
Tienes que poner los dedos en tu herida 
y entonces sentirás la fuerza de la vida, 
que te conducirá, lo sé, 
amor, ya lo verás, 
a la salida que hoy no ves.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Vamos a la cama


Cuando era pequeña me iba a la cama con la familia Telerín. Todos los días a las 8 y media de la noche en invierno y a las 9 en verano, aparecían en la pequeña pantalla de la tele en blanco y negro cantando:
Traigo un recado de parte de la tele:
ya va siendo hora
de que los peques
nos vayamos a la cama
¡¡Hale!!
Vamos a la cama
que hay que descansar
para que mañana
podamos madrugar

Y nos íbamos a esa hora tan temprana. Qué pronto nos acostábamos... sin embargo, nos íbamos tan felices, claro que no siempre nos dormíamos, pero al menos estábamos retirados de la circulación.
Después vinieron otros, en los ochenta apareció Casimiro, una especie de monstruo peludo, y aunque entonces ya no era una niña, ni me iba a la cama cuando aparecía el bicho, me encantaba verlo...
Hoy te vas a la cama sin canciones, y aunque desearías haberlo hecho hace horas, cuando te quieres dar cuenta es el día siguiente y aún te quedan cosas por hacer... pero creo que van a quedar pendientes para mañana.
¡Buenas noches!

martes, 11 de febrero de 2014

El lugar donde vivo...


El lugar donde vivo ha cambiado desde que llegué a él hace una veintena de años. La plaza donde está la casa de mis suegros era de tierra. La cementaron y la decoraron con plantillas imitando adoquines. El tiempo la ha embellecido con arrugas en forma de grietas, y las "malas  hierbas" han crecido entre ellas. Las casas del lugar donde vivo han cambiado, algunas taparon su interior de barro con ladrillos y cemento, dándoles otro aspecto, como algunas personas. 
Otras casas se remodelaron, quitaron los cementos que las cubrían y sacaron lo que guardaban en su interior, contándonos parte de una historia lejana... Quedan menos árboles, se han caído tapias y palomares, han desaparecido muchas de las iglesias que había , pero quedan sus nombres en plazas y calles.
Lo que no cambia es su tierra y su cielo que decía Miguel Delibes:
Si el cielo de Castilla es alto es porque lo habrán levantado los campesinos de tanto mirarlo” 

lunes, 10 de febrero de 2014

La familia



Acabo de leer sobre la familia:

 “La familia es el entorno donde por excelencia se debe dar el desarrollo integral de las personas, especialmente el de los niños, pero la familia es mucho más que el cuidado y apoyo mutuo; es el espacio donde realizamos nuestras más profundas experiencias humanas. Los más profundos sentimientos tienen fuente en la familia; lo mejor y lo peor tienen lugar en ella”. Organización Panamericana de la Salud.

"La familia tiene en sí el potencial para enfermar o para curar. O sea, puede ser un entorno íntimo, confiable, de amor, apoyo, contención, compasión, felicidad, crecimiento y desarrollo integral de sus miembros. También puede ser fuente de miedo, inseguridad, infelicidad, odio, dolor profundo, y hasta ser un entorno peligroso para la salud mental y/o física de quienes forman parte de ella.  En su seno puede tener cabida tanto lo mejor como lo peor de los sentimientos humanos"

domingo, 9 de febrero de 2014

Llueve...


Llueve de nuevo, aunque detrás de las nubes brilla el sol y hay un cielo azul y limpio que recuerda el verano con su calor y sus campos de trigo dorados... pero eso es detrás de las nubes. Aquí, bajo ellas tenemos lluvia, frío y viento, un verdadero invierno.

¡Feliz domingo a todos!
NOVIA  DEL  CAMPO, AMAPOLA
Juan Ramón Jiménez
Novia del campo, amapola,
 que estás abierta en el trigo;
Amapolita, amapola,
¿te quieres casar conmigo?

Te daré toda mi alma,
 tendrás agua y tendrás pan,
te daré toda mi alma,
toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre,
yo te querré como a un niño,
tendrás una casa pobre
llena de sol y cariño.


sábado, 8 de febrero de 2014

El cielo. Paulo Coelho


Un precioso cuento para esta tarde de sábado. Dedicado a todos mis amigos, cerca o lejos, siempre están en mi corazón.
El cielo. Paulo Coelho.
Un Hombre, su caballo y su perro iban por una carretera. Cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados.
Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales (a veces los muertos andan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición…)
La carretera era muy larga y colina arriba el sol era muy intenso; ellos estaban sudados y sedientos. En una curva del camino vieron un magnífico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro.
El caminante se dirigió al hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el siguiente diálogo:
- Buenos días.
- Buenos días – Respondió el guardián
- ¿Cómo se llama este lugar tan bonito?
- Esto es el cielo.
- Qué bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!
- Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera. Y el guardián señaló la fuente.
- Pero mi caballo y mi perro también tienen sed…
- Lo siento mucho – Dijo el guardián – pero aquí no se permite la entrada a los animales.

El hombre se levantó con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y siguió adelante. 
Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puerta vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles…
A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero. 
Posiblemente dormía.
- Buenos días – dijo el caminante.
- El hombre respondió con un gesto de la cabeza.
- Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo
- Hay una fuente entre aquellas rocas – dijo el hombre,
indicando el lugar.

- Podéis beber toda el agua como queráis.
- El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed.
- El caminante volvió atrás para dar gracias al hombre
- Podéis volver siempre que queráis –Le respondió éste.

- A propósito ¿Cómo se llama este lugar? –preguntó el hombre.
- CIELO.
- ¿El Cielo? Pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!

- Aquello no era el Cielo. Era el Infierno –contestó el guardián.
- El caminante quedó perplejo.
- Deberíais prohibir que utilicen vuestro nombre!¡Esta información falsa debe provocar grandes confusiones! –advirtió el caminante.

- De ninguna manera! – increpó el hombre 
- En realidad, nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos…
Jamás abandones a tus verdaderos Amigos aunque eso te produzca inconvenientes personales.
Si ellos han estado dándote su amor y compañía has contraído una deuda: “No abandonarlos nunca”.
Porque: Hacer un Amigo es una G r a c i a .
Tener un Amigo es un D o n .
Conservar un Amigo es una V i r t u d ,
Ser Tu Amigo! Es un H o n o r …

jueves, 6 de febrero de 2014

Todo pasa y todo queda...


Sopla el viento y deja limpias las calles. No hay papeles, ni hojas secas... ni gente. Con él hasta las nubes corren y pasan muy deprisa ante tus ojos, como en esas películas, en las que se ve pasar el tiempo con una rápida sucesión de imágenes. Y este mismo viento me trae a la memoria este poema de Antonio Machado:

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...

Nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...

Hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso...

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso

miércoles, 5 de febrero de 2014

El síndrome del impostor


Estaba hojeando una revista después de comer, cuando llamó mi atención un artículo que hablaba sobre el síndrome del impostor. No había leído ni oído antes nada de él y me ha parecido interesante compartirlo con vosotros. 

El síndrome del impostor

¿Alguna vez sientes que de alguna forma eres un fraude? A pesar de los éxitos en tu vida -tus buenas notas, tus logros profesionales, la cantidad de elogios que recibes a diario- ¿alguna vez tuviste la sensación de que eventualmente te desenmascararán como un impostor? Este sentimiento es sorprendentemente común, y es conocido como el Síndrome del Impostor. 

A pesar de la evidencia en sus logros, aquél que sufre el síndrome del impostor está continua e internamente desmereciéndolos, bajo el pensamiento de que en realidad está engañando a todos y por lo tanto corre el riesgo de ser desenmascarado. Éste tipo de personas le atribuye su éxito a factores ajenos, tales como la buena suerte.

Dicho síndrome prevalece mucho en estudiantes, que sienten que con el correr del tiempo serán descubiertos como fraudes intelectuales. Sin embargo, éste fenómeno usualmente ocurre con profesionales muy exitosos. Una explicación parcial podría ser que a medida que progresamos en cierta área, más nos volvemos conscientes de las limitaciones de nuestro conocimiento y habilidades. Algunos estudios psicológicos han sugerido que dos de cada cinco personas se consideran a sí mismas impostoras en algún momento de sus vidas.

Si bien suena a que se trata de un problema de baja autoestima, de acuerdo a Valerie Young, una experta que desarrolla programas profesionales sobre el tema, el síndrome del impostor es más que un simple caso de inseguridad, más complejo que simplemente simular algo hasta lograrlo. Usualmente crónico, se relaciona mucho más al campo de los logros y a un sentimiento constante de inmerecimiento de éxito. 

Ésto evidentemente resulta en un gran problema, porque puede impedir que gente muy exitosa siga progresando. Young identifica dos problemas principales: "Si lo permiten, el síndrome del Impostor puede reprimir a las personas, haciendo que tengan miedo de ir por mejores puestos". También dice que "Otros se sacrifican muchísimo, trabajando de forma ardua y más que el resto, mientras que de forma secreta están convencidos que si fueran más inteligentes no tendrían que trabajar tan duro". Como mencionamos antes, un factor al que se le suele atribuir el éxito es a la suerte, creyendo que de no haber sido por ciertas circunstancias, alguien más talentoso estaría en sus lugares.

Por suerte, siempre hay maneras de lidiar con ello. Las personas que se sienten impostoras, usualmente tienen expectativas demasiado altas respecto a ellas mismas, casi utópicas, también problemas de perfeccionismo, y la convicción de que no deberían estar esforzándose en lo absoluto. Por eso siempre hay que recordar que los errores no son necesariamente una prueba de ineptitud, sino oportunidades para aprender y mejor. Verse a uno mismo objetivamente es sin duda la mejor forma de lograr deshacerse del sentimiento de fraude. Al mirarnos a nosotros mismos como si fuéramos otra persona, lograremos ver quiénes realmente somos y por qué estamos donde estamos.
- See more at: http://lamenteesmaravillosa.com/el-sindrome-del-impostor#sthash.dXkyZQTV.dpuf