miércoles, 24 de septiembre de 2014

Aniversario



Hoy ha sido un día de esos de ni frío ni calor, climatológicamente hablando. Nada que ver con el 24 de septiembre de 1988, que fue sábado. Las semanas anteriores habían sido frías y lluviosas, pero ese día lució el sol. Recuerdo que el día anterior habíamos ido a lavar el coche de mi padre y quedó reluciente. Ese sábado me levanté pronto, lucía el sol, salí de casa y fui dando un paseo hasta una peluquería. Recuerdo la paz de las calles, en silencio a esas horas de la mañana, y es que, Laguna de Duero, el pueblo donde yo vivía entonces, no era un pueblo tan grande como lo es ahora mismo. Todo estaba tranquilo y me sentía feliz. Lo recuerdo porque fue uno de los días más importante de mi vida, me casé con Paco. Ese día mi vida cambió completamente, empecé una nueva a su lado, en otro lugar, con otra gente... En este pequeño pueblo de la meseta castellana está mi hogar y mi corazón.