lunes, 22 de septiembre de 2014

Buenas noches


Llego tarde a casa después de una tarde llena de reencuentros, de un viaje atravesando el parámo iluminado por los relámpagos de una lejana tormenta.
Una canción de cuna que mi vino a la memoria al ver la rosa que un amigo había compartido en su muro de facebook, con mi deseo de un buen descanso para todos:

A dormir va la rosa
de los rosales;
a dormir va mi niño
porque ya es tarde.
Mi niño se va a dormir
con los ojitos cerrados,
como duermen los jilgueros
encima de los tejados.
Este niño tiene sueño,
muy pronto se va a dormir;
tiene un ojito cerrado
y otro no lo puede abrir.