jueves, 18 de septiembre de 2014

Reloj de cuerda




Leyendo el cuento de Julio Cortázar "Instrucciones para dar cuerda a un reloj." he recordado a mi padre que siempre llevaba un reloj de bolsillo, de esos con cadena que guardaba en un bolsillo de su pantalón. De vez en cuando lo sacaba para mirar la hora y le daba cuerda. 
Mi abuelo tenía un reloj de pared, él lo cuidaba con mimo, lo engrasaba, limpiaba cada una de sus piezas y le daba cuerda con una llave plateada.
Los relojes de cuerda tienen una magia especial, tienes que cuidarlos y estar pendientes de ellos. Su tic-tac resuena por toda la casa, pero si se paran los echas de menos.