sábado, 18 de octubre de 2014

Recuerdos


Decía Antonio Machado:

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, 
y un huerto claro donde madura el limonero; 
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla; 
mi historia, algunos casos que recordar no quiero


Uno de mis recuerdos son las campanadas del reloj que tenían mis padres en el salón de su casa. Tiene una puerta en forma de mundo con la inscripción "Tempus fugit". Al dar la hora en punto esa puertecilla se abre y aparece un herrero golpeando un yunque con su martillo.
Recuerdo que me gustaba pararme delante de él esperando que se abriera y empezara a golpear : la una, las dos, las tres... 
En los últimos meses el reloj se había estropeado y no daba las campanadas, aún así resonaban en mi cabeza. Ahora que mi padre no está el reloj ha empezado a funcionar de nuevo.

Mi padre adoraba ese reloj, lo  compraron porque para él eran recuerdos de su infancia, de su padre que era herrero también.