martes, 25 de noviembre de 2014

El Papa Francisco en Estrasburgo


El Papa Francisco ha visitado el Parlamento Europeo en Estrasburgo.
 Entre otras cosas dijo:
«Una de las enfermedades que veo más extendidas en Europa es la soledad, propia de quien no tiene lazo alguno»
Hizo notar que «persisten demasiadas situaciones en las que los seres humanos son tratados como objetos, de los cuales se puede programar la concepción, la configuración y la utilidad, y que después pueden ser desechados cuando ya no sirven, por ser débiles, enfermos o ancianos».

Como conclusión, el Papa dijo a los eurodiputados que «ha llegado la hora de construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía, sino a la sacralidad de la persona humana, de los valores inalienables; la Europa que abrace con valentía su pasado, y mire con confianza su futuro para vivir plenamente y con esperanza su presente».
En tono vibrante insistió en que «ha llegado el momento de abandonar la idea de una Europa atemorizada y replegada sobre sí misma, para suscitar y promover una Europa protagonista, transmisora de ciencia, arte, música, valores humanos y también de fe. La Europa que contempla el cielo y persigue ideales; la Europa que mira, defiende y tutela al hombre; la Europa que camina sobre la tierra segura y firme, precioso punto de referencia para toda la humanidad».