domingo, 30 de noviembre de 2014

Ruido


Domingo por la tarde. 
El sol rasgó las nubes e iluminó la vieja torre de la iglesia por un momento. El viento trajo más nubes... se acabó el sol. Al menos aquí abajo, por encima de las nubes sigue brillando ajeno a nuestros deseos.Imagino la gran paz, el silencio que tiene que haber allá arriba.
Vivimos rodeados de ruidos. El ruido es como una serenata para nuestros oídos, ruidos que el viento trae desde lejos, ruidos cotidianos de la casa durante el día, y, durante la noche, mientras estás despierta en la cama oyes ruidos...


"Qué descansada vida 
la del que huye del mundanal ruïdo, 
y sigue la escondida 
senda, por donde han ido 
los pocos sabios que en el mundo han sido; "

Fray Luis de León