jueves, 11 de diciembre de 2014

Cortina rasgada


Niebla, frío de menos 1 º y noche no es una buena combinación si vas por la carretera, porque no sabes qué te vas a encontrar. Es como si todo hubiera desaparecido y no quedara nadie más que tú. Tú y el coche que aparece detrás de ti de repente, con unas luces  que te deslumbran y, como no puede adelantar, se te pega como una lapa.
¡Qué largo se hace un viaje así!

Aunque la niebla tiene su encanto, se asemeja a una cortina que rasgamos al cruzarla, una cortina húmeda que nos moja, que nos ciega, que nos hace ver luces de colores cuando la luz de nuestros faros rebota contra ella.