viernes, 12 de diciembre de 2014

¡Felicidades!


Hoy, mi padre, hubiera cumplido 81 años. 
Esta noche, al salir de clase de pintura levanté la mirada al cielo. Me pareció que unas estrellas se apagaban y pensé que podía ser él soplando las velas de una gran tarta de cumpleaños. Aunque no le gustaba soplar velas, lo que siempre decía era que un cumpleaños sin chocolate no era cumpleaños. Pero no podía ser cualquier chocolate, la medida exacta de uno realmente bueno era cuando la cuchara podía quedarse  recta en medio de la taza sin caerse... de no ser así decía: "esto no es chocolate ni es nada" pero se lo comía igualmente. 
No sé si en el cielo harán chocolate, pero sonreí pensando en ti dando vueltas por allí diciendo que querías uno.
¡Feliz cumpleaños, papá!