domingo, 14 de diciembre de 2014

Un paso más...


Hoy a las 6 de la tarde hemos celebrado en el Seminario el Rito de Admisión a las Sagradas Órdenes de cuatro seminaristas, entre ellos, mi hijo mayor. Son muchas cosas las que se te pasan por la mente en esos momentos cuando los ves entrar en procesión.
Recuerdas cuando te dijo que quería ir al Seminario a estudiar, los preparativos para el internado, los innumerables viajes desde el pueblo, las llamadas desde la cabina, las comidas el día de las familias, los amigos que hemos hecho allí... 
Hace trece años empezó su camino, queda poco ya para que empiece una nueva etapa en su vida. Una vida que él eligió dedicarla a los otros. Hoy la capilla estaba llena de personas que los quieren, también hubo ausencias, la más dolorosa, la de mi padre que tanto lo quería. Pero hoy tenía un sitio preferente y, seguramente, vio la ceremonia desde la primera fila de nubes, y, supongo que diría a los que estaban a su lado eso que siempre decía al ver a su nieto: "Es el mejor de todos" Me gusta pensar que la lluvia que caía cuando salimos del Seminario nos la envió él para estar con nosotros.