lunes, 5 de enero de 2015

Queridos Reyes Magos:


Queridos Reyes Magos:

Un año más me siento delante de un papel en blanco para escribiros. No os diré que he sido muy buena, sino que he sido lo mejor que he podido o me han dejado, he intentado hacer las cosas bien aunque no siempre con buenos resultados. 

Este año no voy a pediros nada porque lo que quisiera no me lo podéis traer. Quiero daros las gracias por mantener viva en mi corazón la ilusión de esta noche, por comeros todo lo que os dejábamos en el plato, por dejar un reguero de caramelos en el pasillo de casa, se ve que  no tenéis a nadie que os cosa el saco porque se os siguen cayendo después de tantos años. Gracias por hacerme mejorar la caligrafía para que pudierais leer sin error mis cartas infantiles, a veces no coincidían las peticiones con lo que me encontraba junto a mis zapatos, hoy sé que vuestro paje, en forma de padre, hacía lo que podía con cinco cartas llenas de deseos.

Aunque os dije que no os iba a pedir nada, sí quiero pedir algo: Que me deis Ilusión para empezar cada día y hacer mi trabajo de la mejor manera posible, Amor para repartir a los que me rodean y a los que, aunque están muy lejos de mi, siento cerca. Mejorar un poco el tema de la Salud no estaría mal, mi cuerpo empieza a comportarse como un barómetro y mis huesos anuncian los cambios de tiempo. También Paz, que este mundo está muy revuelto.

No olvidaremos, esta noche mágica, limpiar los zapatos para que, si tenéis a bien, dejéis cualquier cosa que tengáis en vuestro saco... cualquier cosa siempre será bien recibida.

Hasta el año que viene