martes, 3 de febrero de 2015

La espera


" A veces, poco más podemos hacer que no sea esperar a que los vientos comiencen a soplar de manera más favorable para nosotros. Esperar en sí no es complicado, ya que al fin y al cabo no requiere de nosotros un papel activo; pero sí lo es aprender a esperar, algo que necesita de una cierta práctica y que consiste en saber qué aspectos de nuestra vida están determinados por el azar y un buen día terminarán cambiando. Y, mientras tanto, como en el cuento de la cigarra y la hormiga, quizá podamos prepararnos para ese momento en que la rueda gire a nuestro favor."