martes, 17 de marzo de 2015

Tu hogar es tu refugio


Los días van pasando sin grandes cambios. No se diferencian unos de otros salvo por las llamadas de los amigos, los mensajes o las visitas.
Dentro de casa se pierde la noción del tiempo... Y, si además, empiezas a ver fotos antiguas, las horas pasan volando. Te llevan a otro tiempo, avivan recuerdos, vuelven las voces, los olores, las risas... y así, se llena toda la estancia.

Decía Picasso: "Tu hogar es tu refugio, pero no acabes encerrado en él"