martes, 28 de abril de 2015

"Orienta bien tu corazón..."


Estas palabras me las envió un buen amigo hace tiempo, desde entonces las tengo siempre presente. Viene bien releerlas de vez en cuando para no olvidar su mensaje.


"Orienta bien tu corazón, mantente firme, y en tiempo de infortunio no te turbes. Pégate a él y no te alejes, para que al final te veas enaltecido. Acepta lo que te venga, y sé paciente en dolores y humillaciones.Porque en el fuego se prueba el oro, y los que agradan a Dios en el horno de la humillación.Pon en él tu confianza, que él vendrá en tu ayuda..." (Eclesiástico,2)