martes, 23 de junio de 2015

Días especiales II


Como decía ayer, hoy es otro día especial en el que se mezclan en mi interior la alegría y la pena.

Pena porque, en los trece años en los que estoy trabajando en esta escuela, es la primera vez que no puedo asistir a la graduación de mis alumnos de cinco años.

Pero es una gran alegría, por otra parte, porque en el vídeo que me ha mandado una de sus madres, las veo caminar seguras y con confianza, atravesando el escenario del teatro de Rioseco. Sé que con esa misma seguridad empezarán la Educación Primaria.
Estos seis años se han pasado en un vuelo, y digo bien seis años, porque recuerdo cuando Vero me dijo que no podía ir a la reunión de fin de curso de su hijo mayor porque el parto se había adelantado.

Hoy es día de darles las gracias a ellas, a mis niñas, a Inés y Carmen:
Gracias por las sonrisas de cada día, por vuestras muestras de cariño en forma de dibujos grandes y minúsculos con los que podría empapelar las paredes de la escuela. Gracias por compartir confidencias conmigo y alguno de vuestros "grandes secretos". Gracias por ayudarme a renovarme en mi trabajo buscando cosas nuevas que despertaran vuestro interés, y por pedirme, otras veces, que repitiésemos aquellas que más os gustaron hacer.
Gracias por esos abrazos que no pedí, pero que me disteis cuando más lo necesitaba.

Aunque al curso que viene no estaréis conmigo en clase, nos veremos en los recreos y en cualquier ocasión, total sólo nos separa una puerta.

                                                     ¡Felices vacaciones!