jueves, 18 de junio de 2015

El fin del mundo


Hace setenta y cinco millones de años desaparecieron los dinosaurios. Hay estudios que apuntan a la caída de un meteorito y a un cambio climático.

En nuestros días parece que no vamos a necesitar de accidentes naturales para terminar con nuestro mundo, ya nos encargamos de terminar con él y de destruirnos.
Hay guerras, violencia y terrorismo, lo vemos a diario en las noticias, nos dolemos el escaso tiempo en que cambian de noticia o nos ponen un anuncio de cosas que no necesitamos pero que prometen la felicidad al que las posee. Además, esas guerras nos parecen tan lejanas, a kilómetros de nuestra casa. El odio parece que se ha instalado entre nosotros y, lo peor, es que algunos lo ven como normal. No parece existir el perdón, sino la sed de venganza y de revancha.
Destruimos nuestra sociedad con la avaricia, con el materialismo, con la indiferencia hacia los pobres, los ancianos... Estamos destruyendo el medio ambiente usando productos nocivos, contaminando una tierra que nos la dieron para cuidarla.

¿Qué mundo vamos a legar a nuestros hijos?