domingo, 26 de julio de 2015

La paciencia todo lo alcanza


Decía Santa Teresa:

“Nada te turbe, 
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda,
la paciencia todo lo alcanza
quien a Dios tiene nada le falta
solo Dios basta".


En esta época nuestra en lo que todo es velocidad, rapidez, inmediatez, nos falta la paciencia. Se nos agota en cosas tan nimias como esperar a que cambie la luz del semáforo y nos desespera cuando en realidad son unos pocos segundos lo que tarda en cambiar. Perdemos la paciencia si de pronto un programa tarda un poquito más en cargar, o si mandamos un mensaje y no nos contestan al segundo.
Me viene a la cabeza cuando tiempo atrás escribíamos las cartas, y esperabas semanas hasta que el cartero traía la respuesta de vuelta. Pero entonces vivíamos sin ordenadores y sin internet, sin móviles .... y aunque, a algunos les resulte extraño, se vivía tranquilamente.

¡Feliz domingo!