lunes, 6 de julio de 2015

Miro hacia el cielo...


Hoy hace nueve meses de su partida. En este tiempo he ido pasando por muchas etapas: el dolor inmenso de la pérdida, la pena por todas las palabras que no le dije, los besos que no le di... 
Que no es tanto miedo a la muerte como el dolor de vivir sin él. Es verdad que al principio te aferras al dolor porque es una forma de sentir que está a tu lado, pero después, poco a poco, vas recuperando tu vida y las ganas de seguir adelante.

Esta mañana, mientras miraba el agua de la piscina, pensaba en su risa, en sus suspiros, en su mirada que fue envejeciendo con él, en sus manos que seguían siendo fuertes a pesar de todo, que  infundían ánimo cuando apretaba las mías...

No sé quién escribió esto pero refleja lo que siento ahora:

"Miro hacia el cielo y trato de verte entre tantas estrellas, busco entre las sombras tu imagen perdida.
Dibujo tu rostro en las nubes que veo pasar, viajando sin rumbo fijo y, guiándome por la luna, le pregunto:
¿Dónde estás?
Y enseguida mi pecho se agita dándome la respuesta con una lágrima derramada que me hace comprender de nuevo: No estás aquí, permaneces en mi corazón."