lunes, 21 de septiembre de 2015

Consumo colaborativo



Me llamó la atención este título y empecé a leer el artículo para descubrir que, el consumo colaborativo, no es más que lo que siempre hicimos los de mi generación y las anteriores, antes de caer en el consumismo atroz en el que vivimos.
Lo que se hacía en un tiempo en el que para comprar la leche devolvías la botella de cristal, o la de vino o gaseosa..., en el que llevabas la bolsa para comprar, pero no una de plástico, sino de tela o de rafia. En un tiempo en que las cosas se arreglaban, se reutilizaban y,sólo, cuando ya no se podía hacer nada con ellas, se tiraban. La ropa pasaba de unos hermanos a otros. Y de esta manera se optimizaban los recursos, se consumía menos, había menos basura y era, sin saberlo, una forma de no agotar los recursos del planeta.
Pues todo esto que se hacía con normalidad, ahora parece algo extraordinario y le han puesto nombre: Consumo colaborativo.
Es un artículo extenso, por ello no lo copio, pero dejo el enlace para quien quiera leerlo.

Consumir menos y mejor
Cinco buenas razones para apuntarte al consumo colaborativo

¡Buenas noches y buen descanso!