sábado, 19 de septiembre de 2015

Tela de araña


Durante esta semana, en la que he salido menos al patio de casa, las arañas han estado tejiendo sus telas sin parar. Después de la lluvia son muy hermosas. Las gotas quedan prendidas de su hilos.
Parecen frágiles pero son cinco veces más resistentes que el acero y tres veces más que las fibras de nylon. Forman una red perfecta y casi invisible para atrapar a insectos que se convertirán en su comida. Parece mentira que algo tan bello pueda ser a la vez una trampa mortal y cruel.
Cuando  un bicho cae en ella queda atrapado. Se mueve para intentar liberarse y, al hacerlo, la araña, que esperaba pacientemente, se acerca a él y se lo come, o lo envuelve en otra tela para consumirlo después.
Y es que hay cosas que son hermosas pero muy peligrosas. No siempre bello significa bueno.

¡Buen descanso!