domingo, 29 de noviembre de 2015

Regalos que no cuestan nada


He encontrado esta lista de regalos que no cuestan dinero, y, a pesar de ello, muchas veces somos incapaces de regalarlos:

1. El regalo de la escucha.
 Escuchar sin interrumpir ni criticar.

2. El regalo de la sonrisa
Regala una sonrisa a los que están a tu alrededor

3.El regalo del cariño
Regala un abrazo, un cumplido o un detalle

4. El regalo de la gratitud
Agradece a las personas que están en tu vida

5. El regalo del favor
Todos los días procura hacer un favor a alguien

sábado, 28 de noviembre de 2015

Pequeñas cosas

Parece mentira cómo cambia una casa cuando se quitan objetos que durante años ocupaban un sitio.

Durante estos días, mi hijo se ha empezado a llevar cosas a su nueva casa. Los huecos de lo que ya no está hacen que parezca vacío, como si se fuera una parte de nuestra historia. Mientras le veía llenar cajas pensaba en que hace años yo también lo habría hecho, sin embargo, no lo recuerdo.
No es estar apegada a las cosas,ni tener puesto el corazón en ellas, sino que cada marca, cada huella, trae el recuerdo de los momentos vividos.



lunes, 23 de noviembre de 2015

La amistad


Hay amigos extraordinarios. De esos con los que te comunicas sin hablar, de esos que aparecen en el momento justo sin llamarles.
Amigos con los que puedes estar hablando horas sin cansarte, pero con los que también puedes compartir largos silencios sin sentirte mal, simplemente disfrutando de su compañía.

Tengo la inmensa suerte de contar con algunos amigos así. Hoy una de esas grandes amigas me envió esta canción. Nosotras no podemos encontrarnos en la misma calle, porque nos separa todo un océano, pero estamos unidas por un mismo cielo.

La amistad. Laura Pausini
La amistad es algo que atraviesa el alma,
es un sentimiento que no se te va.
No te digo cómo, pero ocurre justo
cuando dos personas van volando juntos.
Suben a lo alto sobre la otra gente,
como dando un salto en la inmensidad.
Y no habrá distancia no la habrá
ni desconfianza, si te quedas en mi corazón,
ya siempre.

Porque en cada sitio que estés,
porque en cada sitio que esté,
en las cosas que vives, yo también viviré.
Porque en cada sitio que estés,
nos encontraremos unidos
uno en brazos del otro, es el destino.

En la misma calle, bajo el mismo cielo,
aunque todo cambie no nos perderemos.
Abre bien los brazos mándame un aviso,
no te quepa duda, yo te encontraré.
No estarás ya solo yo estaré
continuando el vuelo que
te lleve con mi corazón,
ya siempre.

Porque en cada sitio que estés,
porque en cada sitio que esté,
en las cosas que vives, yo también viviré.
Porque en cada sitio que estés,
no nos queda más que un camino,
solo habrá dos amigos, tan unidos.

Cree en mí, no te atrevas a dudar,
todas las cosas que vives
si son sinceras como tú, y yo,
sabes tu, que jamas terminarán.

Porque en cada sitio que estés,
porque en cada sitio que esté,
En las cosas que vives, yo también viviré.
Porque en cada sitio que estés,
Que esté, porque en cada sitio que esté,
Y que esté.
tú me llevas contigo dentro del corazón.

Porque en cada sitio que estés,
nos encontraremos unidos,
uno en brazos del otro,
es el destino.

Es el destino.
Porque en cada sitio que estés,
porque en cada sitio que esté,
en las cosas que vives,
yo también viviré.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Las cosas importantes


"Las cosas importantes siempre quedan; lo que se van son las cosas que juzgábamos importantes, pero que son inútiles, como el falso poder de controlar la energía del amor."
Paulo Celho

sábado, 21 de noviembre de 2015

Naturaleza


Llegamos al sábado, después de una semana muy ajetreada, tanto que casi ni me he conectado al ordenador. 
Después de tantos días de nieblas, hoy luce el sol. Dan ganas de hacer tantas cosas cuando sale, porque a través de los cristales nos calienta, nos da alegría.
Recuerdo ahora que el otro día vi que, en mitad del asfalto, crecía un arbusto. Supongo que su vida será corta, bien porque la dureza del suelo ahogue su delgado tronco, bien porque los encargados de limpiar las carreteras lo arranquen sin piedad. Cómo llegó esa semilla hasta ahí es un misterio, tal vez por el aire, tal vez algún pájaro... no lo sé. Pero el misterio más grande es por qué una semilla cae y germina sola, mientras que yo siembro una, la riego, la mimo y ... si llega a nacer, cosa que no ocurre siempre, se muere al poco tiempo.
Buen fin de semana

domingo, 15 de noviembre de 2015

Luto por las víctimas


Todos estamos de luto por los atentados de París. La barbarie de esta gente no tiene lógica y nos causa un hondo pesar, pero también miedo, ya que no sabemos dónde atacarán la próxima vez, ni quienes son...

Hablando con mi hijo el otro día, me preguntaba "¿Por qué estos muertos son más importantes que los que son masacrados a diario en Siria, en África...?"

Ésto me hizo pensar mucho. Me he dado cuenta que hasta para las víctimas de ataques terroristas hay un primer y un tercer mundo. Para unos hay horas de reportajes, condolencias de todos los presidentes de los grandes países, repulsa unánime de todos los políticos, días de luto, banderas francesas con lazos negros... para los otros sólo hay olvido.
Tal vez sea porque están lejos, porque no nos sentimos amenazados... y con este atentado de París sí.

Descansen en paz todos 

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Mañana de niebla...


Aunque el refrán dice: "Mañana de niebla, tarde de paseo", hoy no se cumplió, al menos en el pueblo. Mientras volvía a casa crucé por bancos de niebla. Es curioso cómo delante de uno sólo hay una cortina blanca que hace desaparecer todo alrededor, y al levantar los ojos podía ver una noche oscura pero estrellada.
La belleza de la niebla es que hace visibles las telas de araña de la calle. En sus finos hilos centenares de gotitas suspendidas. Todo un espectáculo de la naturaleza.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Naturaleza


Una de las grandes ventajas de internet es que es una ventana abierta a cualquier parte del mundo, que puedes buscar cosas insólitas, desde cómo cambiar una bombilla hasta como construir un cohete espacial.
Tienes una duda: la escribes en el buscador y al segundo tienes cientos de respuestas, algunas descabelladas eso también es verdad.
Desde ayer estoy recorriendo casas abandonadas. Sin moverme de la silla he viajado por España, Reino Unido, Francia, Alemania, EEUU... He visto palacetes, hoteles, prisiones, casas pequeñas, molinos... El denominador común de todos los edificios abandonados es por una parte, que conservan restos de la vida que hubo en ellos, un viejo periódico, un calendario en la pared... Si te quedas mirando fijamente parece que aún resuenan las voces de los que allí vivieron. Y, por otra parte, la naturaleza que los invade. Poco a poco los va haciendo desaparecer, las ramas de las enredaderas abrazan los viejos muros y los van cubriendo. De nuevo, una vez desaparecido el hombre, plantas e insectos recuperan un espacio que les pertenece.

¡Feliz domingo!

sábado, 7 de noviembre de 2015

"El Otoño otra vez..."


Tan, tan
(Federico García Lorca)

Tan, tan.
¿Quién es?
El Otoño otra vez.
¿Qué quiere el Otoño?
El frescor de tu sien.
No te lo quiero dar.
Yo te lo quiero quitar.

Tan, tan.
¿Quién es?
El Otoño otra vez. 

Un sencillo poema de García Lorca para dar la bienvenida al otoño. Parece que se le pudiera ver llamando a nuestras puertas, con su traje de hojas secas, marrones y amarillas.

Sin embargo, hoy parecía un día de primavera. Los rosales de mi patio han vuelto a florecer, hermosas rosas rojas y amarillas, que se conservan más tiempo frescas sin el intenso calor del verano.
Es otoño, las noches son más largas. Y todo en la naturaleza se prepara para empezar a dormir... También algunas personas muy queridas se están preparando para iniciar un largo sueño.
Tal vez, cuando despierten de él, serán estrellas que nos cuiden desde lo alto.

viernes, 6 de noviembre de 2015

¿Cómo crecer?


Llegó el viernes, estamos ante el fin de semana. Una semana intensa, llena de trabajo y carreras. Con buenas y malas noticias, de esas que hacen que pienses y te replantees muchas cosas.
Estaba aquí sentada cuando encontré este cuento de J. Bucay y me vino a la mente toda esa gente que no vive su vida, que no disfruta porque sólo vive comparándose con los otros, deseando lo que tiene el prójimo, deseando la vida de los otros...Gente que hace de todo una competición en lugar de disfrutar con lo que es o con lo que tiene.

¿COMO CRECER?

 Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca. El rey preguntó: ¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío? No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: "Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda". 

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Podes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor por vos, o podes marchitarte en tu propia condena... 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Un cuento para esta noche

Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.
Durante la función la enorme bestia hacia despliegue de su peso tamaño y fuerza descomunal…pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente : ¿ Qué lo mantiene entonces ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia :
Si está amaestrado ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca…y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : EL ELEFANTE DEL CIRCO NO ESCAPA PORQUE HA ESTADO ATADO A UNA ESTACA PARECIDA DESDE QUE ERA MUY, MUY PEQUEÑO.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía….Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree – pobre – que NO PUEDE.
El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás…jamás….intentó poner a prueba su fuerza otra vez.
Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces, lo del elefante : grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO….NO PUEDO Y NUNCA PODRE.
Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.
Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : ” NO PUEDO Y NUNCA PODRE ” Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.
Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…..TODO TU CORAZON
- See more at: http://mundoconsciente.es/el-elefante-encadenado-jorge-bucay/#sthash.oEzzaMwv.dpufCuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.

Después de un día de lluvia, ahora que ya es noche cerrada, ahora que las calles del pueblo están completamente vacías y sólo pasean por ellas las hojas caídas y algún gato, de los pocos que quedan...Ahora es el momento de leer un cuento:

El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.

Durante la función la enorme bestia hacia despliegue de su peso tamaño y fuerza descomunal...pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente : ¿ Qué lo mantiene entonces ¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia :
Si está amaestrado ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca...y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : EL ELEFANTE DEL CIRCO NO ESCAPA PORQUE HA ESTADO ATADO A UNA ESTACA PARECIDA DESDE QUE ERA MUY, MUY PEQUEÑO.

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía....Hasta
que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree - pobre - que NO PUEDE.

El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás...jamás....intentó poner a prueba su fuerza otra vez.

Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos" simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces, lo del elefante : grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO....NO PUEDO Y NUNCA PODRE. Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.

Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : " NO PUEDO Y NUNCA PODRE " Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.

Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón.....TODO TU CORAZON".
Jorge Bucay (Recuentos para Demián)
Durante la función la enorme bestia hacia despliegue de su peso tamaño y fuerza descomunal…pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente : ¿ Qué lo mantiene entonces ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia :
Si está amaestrado ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca…y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : EL ELEFANTE DEL CIRCO NO ESCAPA PORQUE HA ESTADO ATADO A UNA ESTACA PARECIDA DESDE QUE ERA MUY, MUY PEQUEÑO.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía….Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree – pobre – que NO PUEDE.
El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás…jamás….intentó poner a prueba su fuerza otra vez.
Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces, lo del elefante : grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO….NO PUEDO Y NUNCA PODRE.
Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.
Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : ” NO PUEDO Y NUNCA PODRE ” Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.
Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…..TODO TU CORAZON
- See more at: http://mundoconsciente.es/el-elefante-encadenado-jorge-bucay/#sthash.oEzzaMwv.dpuf
Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.
Durante la función la enorme bestia hacia despliegue de su peso tamaño y fuerza descomunal…pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente : ¿ Qué lo mantiene entonces ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia :
Si está amaestrado ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca…y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : EL ELEFANTE DEL CIRCO NO ESCAPA PORQUE HA ESTADO ATADO A UNA ESTACA PARECIDA DESDE QUE ERA MUY, MUY PEQUEÑO.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía….Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree – pobre – que NO PUEDE.
El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás…jamás….intentó poner a prueba su fuerza otra vez.
Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces, lo del elefante : grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO….NO PUEDO Y NUNCA PODRE.
Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.
Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : ” NO PUEDO Y NUNCA PODRE ” Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.
Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…..TODO TU CORAZON
- See more at: http://mundoconsciente.es/el-elefante-encadenado-jorge-bucay/#sthash.oEzzaMwv.dpuf

lunes, 2 de noviembre de 2015

La medida del amor



Llueve de nuevo. Hoy no ha salido el sol, sin embargo, no hace frío. Salí de casa y pasé por la escuela, hoy cerrada y silenciosa, nuestro granado estaba lleno de gorriones. Supongo que aprovechaban esos momentos sin lluvia  y sin niños en el patio para balancearse en las delgadas ramas. 
De lejos se diría que, el arbusto, estaba lleno de frutos. Unos especiales, de esos que salen volando si alguien se acerca, de esos que se aferran con sus patas a las ramas y dejan que el aire los mezca.
Para terminar una frase de San Agustín:

"La medida del amor es amar sin medida"