lunes, 2 de noviembre de 2015

La medida del amor



Llueve de nuevo. Hoy no ha salido el sol, sin embargo, no hace frío. Salí de casa y pasé por la escuela, hoy cerrada y silenciosa, nuestro granado estaba lleno de gorriones. Supongo que aprovechaban esos momentos sin lluvia  y sin niños en el patio para balancearse en las delgadas ramas. 
De lejos se diría que, el arbusto, estaba lleno de frutos. Unos especiales, de esos que salen volando si alguien se acerca, de esos que se aferran con sus patas a las ramas y dejan que el aire los mezca.
Para terminar una frase de San Agustín:

"La medida del amor es amar sin medida"