jueves, 31 de diciembre de 2015

Otro año que termina...


Nochevieja otra vez. Hora de hacer balances y nuevos propósitos.

Tiempo de dar las gracias:
por las risas, 
por los cafés con las amigas, 
por las tardes de paseo viendo escaparates, 
por respetar el silencio cuando es lo que necesitaba, 
por madrugar para ir al trabajo y al llegar encontrarme con un montón de caras sonrientes,
por el turrón y los bombones rellenos,
por las largas conversaciones,
por los abrazos y los besos...

Pero también es un tiempo de pedir perdón:
por aquello que no cumplí, 
por lo que olvidé hacer...

¡Feliz Año Nuevo!

lunes, 28 de diciembre de 2015

Caminos


Hay caminos que, aunque los hayas recorrido muchas veces, siempre son difíciles. Como el camino que te lleva a visitar al amigo que acaba de morir. Llegar y encontrar las mismas caras llenas de dolor, de incomprensión ante lo sucedido.
En menos de un mes el cáncer se ha llevado a dos personas muy queridas para mi: mi tío y una amiga.

Mientras iban mi coche corría para encontrarme con sus restos iban pasando por mi cabeza muchos de los momentos vividos: Las confidencias, las risas, las celebraciones, los buenos momentos y los otros. Ella siempre tenía una palabra de ánimo y de consuelo para todos, era una gran persona, era buena y servicial. Y con 54 años recién cumplidos nos ha dejado huérfanos de su cariño.

¡Descansa en paz, Choni!

sábado, 26 de diciembre de 2015

Cosas que pasan en Navidad


Hay cosas que ya son tradición en casa como el chocolate con churros la mañana del día de Navidad.
Desde hace años, mi hijo mayor se levanta antes que los demás, prepara la masa para hacer los churros y hace el chocolate espeso.
Ayer por la mañana, estábamos en la cocina recordando que, hace años, cuando él era pequeño, hice una masa con intención de hacer unos churros, pero al echar el primero al aceite hirviendo explotó y quedó pegado en el techo de la cocina. Una pequeña mancha circular que nunca desapareció nos lo recordaba y nos reíamos al hacerlo. Ya estaba terminando de freír los churros cuando amasó un poco de masa con las manos y mientras me decía: "Verás cómo explota..." Yo le dije que parecía que no iba a hacerlo, cuando pasó lo que tenía que pasar. Una explosión en toda regla. La mitad del aceite de la freidora salió disparado contra el techo llevando consigo la masa blanca.
Ahora, en el techo de la cocina, no hay un círculo pequeño, hay un mar de aceite. Tal vez, dentro de un tiempo me ría al recordarlo, pero hoy, que sigo encontrando trocitos de churro por cualquier sitio, que sigo quitando aceite, hoy no me río todavía.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Llega Navidad



"Llegan los pastores,
llega Navidad
y la blanca estrella
brilla en el Portal"

Así empezaba el poema que mis pequeños recitaron a las familias el último día de curso.

Un año más llega Navidad. Cristo vuelve a nacer en nuestros corazones dando sentido a estas fiestas, a nuestra vida.

Esta noche nos reuniremos las familias alrededor de una mesa adornada de fiesta, con exquisitos manjares, con alegría pero también con cierta pena, porque nuestra mesa empieza a tener sitios vacíos. Pero tenemos memoria para llenarlos con los recuerdos de otras navidades, y volverá a nosotros aquel olor, aquel gesto, aquellas palabras... y volveremos a ser niños por unos instantes. Estaremos rodeados de los que hoy ya no están aquí, pues siguen viviendo en nuestro corazón.


¡Feliz Navidad a todos!

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Tarjetas navideñas


Esta tarde estuve haciendo algunas tarjetas navideñas. Me gusta hacerlas, escribirlas y mandarlas por correo. Es algo trabajoso pero no me importa. También es verdad que cada vez hago menos, sólo para unos pocos amigos que sé que las reciben con cariño.

Las que me llegan me gusta colgarlas en el salón. Como ahora muchas llegan por correo electrónico o por "guasap" me veo, en unos años, colgando el móvil en la cuerda de las postales.

Me preguntaba acerca del origen de las postales de Navidad y estuve buscando por la red. Copio una de las historias que he encontrado y que me ha gustado especialmente.

"Hubo un tiempo en el que al llegar estas fechas era muy frecuente enviar y recibir tarjetas navideñas para felicitar las fiestas. Con las nuevas tecnologías esta tradición se va perdiendo y el volumen de envíos de tarjetas postales en navidad ha descendido estrepitosamente. Hoy en día es común felicitarse las fiestas a través de mensajes sms, e-mails o postales virtuales a través de Internet. Pero las tarjetas navideñas tienen un origen y estas fueron inventadas por sir Henry Cole, quien en el año 1843 encargó a John Calcott Horsley, un amigo pintor, que le dibujara y pintara una escena navideña, que luego mandaría a reproducir en una imprenta, para después escribirle unos breves deseos de felicidad, firmarlas y enviarlas a los amigos y familiares.
Horsley hizo 1.000 tarjetas y, las que no utilizó Cole, las vendió a un chelín cada una. Eran unos grabados coloreados a mano que representaban una familia que brindaba por sus amigos ausentes. La imagen fue criticada por muchos puritanos, que decían que fomentaba la bebida. En 1862 se empezaron a imprimir tarjetas navideñas de serie, que fueron un éxito inmediato. En 1893 la costumbre recibió la confirmación real cuando la Reina Victoria encargó 1.000 tarjetas a una imprenta británica."

martes, 22 de diciembre de 2015

Cosas que no cambian


Todo llega en su tiempo, aunque a veces parezca que llega antes de la cuenta, como si se nos escapase el tiempo, como si los días fueran un momento.
Todo llega y hay cosas que nunca cambian:

Como cada 22 de diciembre llegó puntual el sorteo de Navidad, y como siempre,  hoy es el día de la salud. Mientras los niños de San Ildefonso iban cantando los números, nuestros niños en la escuela también cantaban los villancicos de nuestro Festival Navideño. El trabajo de muchos días, resumido en algo más de media hora de actuación.
No cambia el brillo de los ojos al ver los trajes brillantes que les habían preparado sus madres para la ocasión, ni el que algunos se queden paralizados y no sea capaz de moverse ni de cantar una sola nota, ni la emoción de esperar al paje de los Reyes Magos, aunque la expresión de los ojos es diferente. Mis pequeños tienen en ellos todo el brillo de la inocencia. Entre los más mayores, están los que saben el secreto de los Reyes Magos, pero aún no terminan de creérselo, los que lo saben pero no lo dicen por si acaso. Estos se dedican a intentar averiguar quién se esconde bajo la capa de pintura.

Lo que nunca cambia es el silencio que queda cuando el último de los pequeños ha abandonado la escuela. Todo parece dormir hasta que volvamos después de las vacaciones con los ánimos renovados, dispuestos a retomar el ritmo normal de trabajo.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Ante la puerta del fin de semana


¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo tranquilamente?
Desde que nos levantamos estamos corriendo, pensando en lo siguiente que tenemos que hacer. Por lo que en ocasiones no disfrutamos del momento. Damos por hecho muchas cosas, sin darnos cuenta que sólo tenemos el momento presente, pues no sabemos qué nos puede suceder en el próximo segundo.

Y, con tantas prisas, nos olvidamos de decir "Te quiero", o pensamos que el otro ya lo sabe y no es necesario repetirlo. Pero sí es importante. A veces se instala la duda en tu cabeza y en tu corazón, y sólo un "Te quiero" podría disolverla.

En estas fechas echamos de menos a muchas personas: 
A las que se fueron para siempre, pero éstos siguen viviendo en nuestro corazón.
A los que decidieron salir de tu vida, ésto es algo que debemos aceptar.
A los que están lejos, muy lejos, pero no olvidamos.

Empieza el fin de semana. Un par de días para descansar...o no.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

En algún lugar de un libro...


Es tarde, pesa el día y empieza a pesar la semana. Pesan muchas cosas en el alma, también. Esas no se quitan descansando, ni durmiendo un sueño largo y reparador. Son como piedras que metiéramos en una mochila y la cargáramos a la espalda. No te acuerdas que están ahí, pero sientes su peso.
Hace un rato encontré esta frase, perfecta para terminar el día:

"En algún lugar de un libro hay una frase esperándote para darle un sentido a la existencia."
Miguel de Cervantes

lunes, 14 de diciembre de 2015

Los tres símbolos más significativos de la Navidad


La lluvia caída durante la noche borró la niebla. Nos devolvió las casas y los campos, las luces de los pueblos cercanos. Hoy se agradecía salir a la calle y respirar el aire frío.

Se acerca Navidad, apenas diez días. Todo empieza a llenarse de luces y música. Pero tal vez no conocemos el significado de los símbolos de la Navidad.

Encontré este artículo de Andrés d' Angelo:

Cuando la realidad que festejamos es grande, cuando su significación espiritual es muy importante, la tradición de la Iglesia incorpora algunos símbolos materiales para prepararnos mejor, para que tengamos un asidero que nos eleve a las realidades espirituales que contemplamos. La Iglesia tomó algunas tradiciones de los pueblos que fue evangelizando, o creó sus propias formas de “materializar” estas realidades espirituales, a modo de catequizar y de darnos medios visibles que nos ayuden a acercarnos al Misterio. Los humanos necesitamos de este tipo de símbolos.
En torno a la Navidad, han surgido a lo largo de la historia de la Iglesia algunos símbolos que todos usamos y reconocemos. Pero no siempre sabemos su historia, o cómo utilizarlos mejor para adentrarnos en la espiritualidad navideña.
El árbol navideño es el signo más visible y frecuente de la Navidad, pero no siempre le damos un sentido religioso. El mundo comercial se ha apropiado del árbol como un signo de “las fiestas”, quitándole al nacimiento de Nuestro Señor el protagonismo. En muchas casas se acostumbra que el niño más pequeño sea el que pone la estrella en la punta del árbol. Otras familias lo arman rezando los misterios de gozo, otros piden al párroco la bendición del pesebre y del árbol. Otras familias le dan un adorno a cada niño y se rezan preces por cada adorno que se cuelga: con los azules, oraciones de arrepentimiento; con los plateados, de agradecimiento; con los dorados, de alabanza y con los rojos, de petición. No importa la tradición que usemos en nuestra familia, lo importante es recordar que el árbol de Navidad es un símbolo católico y que debemos recuperar su sentido.
Otro símbolo de la antigua Europa, y una hermosa costumbre (que afortunadamente se está recuperando mucho en América) es la corona de Adviento. Ésta nos ayuda a hacer un seguimiento más intenso del tiempo de los cuatro domingos anteriores a la Navidad. A medida que vamos prendiendo las velas, vamos preparándonos para recibir a Nuestro Señor. En cada domingo podemos hacer participar a toda la familia, preparando una pequeña liturgia, haciendo énfasis en un aspecto particular del tiempo de Adviento. 
Último, pero no por ello menos importante, el pesebre o nacimiento. Ésta es una tradición iniciada por el gran San Francisco de Asís y que los franciscanos extendieron rápidamente por todo el mundo. En sus primeros años eran “pesebres vivientes” y luego se convirtió en una representación a escala con figuras de barro cocido, yeso o cera. Cada familia vive el pesebre a su modo, algunas familias cada domingo de Adviento le van agregando figuras teatralizando la historia para los más pequeños. El nacimiento es por supuesto, el símbolo emblemático del día de Navidad, cuando se pone finalmente el niño en el nacimiento, y la familia se congrega para cantarle villancicos y canciones típicas de cada país.

sábado, 12 de diciembre de 2015

"Mandamientos para dejar de amargarse"


Estos últimos días, antes de las vacaciones de Navidad, son muy intensos. Mucho trabajo por hacer: decorar las aulas, recoger el trabajo de todo el trimestre y encuadernarlo para llevarlo a casa. Al colocar las hojas con los trabajos, ves la evolución de los niños, cómo han ido madurando en este tiempo.
En medio de este ajetreo es fácil, a veces, caer en el desánimo. Hoy, por casualidad encontré este decálogo para no amargarse.
Me hizo gracia. No se trata de estar de acuerdo con ello, ni de cumplirlo a rajatabla, sino de arrancar una sonrisa al leerlo.

dejar de amargarse

martes, 8 de diciembre de 2015

La Inmaculada Concepción: El milagro de Empel


El 'Milagro de Empel' de los Tercios de Flandes figura en el origen de la festividad

El 8 de diciembre se celebra el día de la Inmaculada Concepción y es fiesta nacional en España. Esta festividad tiene su origen en el llamado Milagro de Empel, un suceso acaecido el 7 y 8 de diciembre de 1585, a raíz del cual la Inmaculada Concepción fue proclamada patrona de los Tercios españoles y actual infantería española.
De acuerdo con la tradición, el 7 de diciembre de 1585, el Tercio del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla (compuesta por unos cinco mil hombres) combatía durante la Guerra de los Ochenta Años en la isla de Bommel, situada entre los ríos Mosa y Waal, bloqueada por completo por la escuadra del almirante Holak. La situación era desesperada para los Tercios españoles, pues, además del estrechamiento del cerco, había que sumarle la escasez de víveres y ropas secas.
El jefe enemigo propuso entonces una rendición honrosa pero la respuesta española fue clara: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos». Ante tal respuesta, Holak recurrió a un método harto utilizado en ese conflicto: abrir los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo. Pronto no quedó más tierra firme que el montecillo de Empel, donde se refugiaron los soldados del Tercio.
En ese crítico momento, de acuerdo con la tradición, un soldado del Tercio cavando una trinchera tropezó con un objeto de madera allí enterrado. Era una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción.
Anunciado el hallazgo, colocaron la imagen en un improvisado altar y el Maestre Bobadilla, considerando el hecho como señal de la protección divina, instó a sus soldados a luchar encomendándose a la Virgen Inmaculada:
Este tesoro tan rico que descubrieron debajo de la tierra fue un divino nuncio del bien, que por intercesión de la Virgen María, esperaban en su bendito día.
Según indica la citada tradición, un viento completamente inusual e intensamente frío se desató aquella noche, helando las aguas del río Mosa. Los españoles, marchando sobre el hielo, atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Holak llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro».
Aquel mismo día, entre vítores y aclamaciones, la Inmaculada Concepción es proclamada patrona de los Tercios de Flandes e Italia.
La bula papal
Sin embargo, este patronazgo se consolidaría trescientos años después, luego de que la bula Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854 proclamase como dogma de fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima. El 12 de noviembre de 1892, a solicitud del Inspector del Arma de Infantería del Ejército de Tierra de España, por real orden de la Reina Regente doña María Cristina de Habsburgo, se ''declara Patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción''.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Hijos egoístas


¿Se puede poner precio a los sentimientos? ¿Se puede cuantificar en euros una injusticia que crees que te han infligido? 

Hay personas que lo hacen. "Mi dolor cuesta 1000, ó 3000 ó 4000 euros" Lo dicen y sólo esperan que el otro pague, sin importar el dolor que causa en el otro. 

Pensando en esto encontré un artículo sobre los hijos egoístas.

"Los hijos egoístas no son generosos, primero porque fueron siempre consentidos, mal aprendidos, no mal educados, también son soberbios, no aceptan que todo lo que poseen es gracias al trabajo de sus padres han logrado a través del trabajo y que hoy disfrutan. Si tienen carácter para decir esto es mio y no lo comparto.
El egoísmo está soportado en el vicio de la avaricia, esto es que muchos hijos no se hacen cargo ni ayudan por ejemplo a sus padres ancianos si no les alcanza la pensión o jubilación lo que suele casi siempre en terminar en graves discusiones, enfados y riñas entre padres e hijos.
No es difícil reconocer a los hijos egoístas y las actitudes que adoptan. El caso de hijos que dicen:" la verdad, no me di cuenta que mis padres necesitasen dinero para comprar comida o medicamentos, ellos pueden pedir ayuda a Cáritas o Cruz Roja. Nosotros debemos mantener a nuestras familias, no pedimos a nadie. Y me parece incómodo que los padres pidan a sus hijos". Pero si sus hijos tienen necesidades, los hijos creen que es obligación mantenerlos aun cuando tengan su familia propia jugando con que sino no verán a vuestros nietos
Ojalá hubiera hijos preocupados por sus padres, que dejaran sus egoísmos y se comportara con altruismo siendo generosos, caritativos, humildes, solidarios. A veces ni siquiera los visitan y cuando los visitan es como si fuera todo un acontecimiento
Todos somos un poco egoístas con nosotros mismos y con los padres, pero debemos cambiar esas actitudes a como dé lugar.
Los padres deben enseñar a sus hijos en las virtudes y valores humanos y practicarlos, dando así ejemplo, de lo que se debe hacer realmente. Hijos que en un tiempo no muy lejano serán padres, pensar un poco todos estos consejos útiles de vida."
J.A.Schapiro

sábado, 5 de diciembre de 2015

Chocolate y galletas


"Estoy enamorada del frío, de la lluvia y de la noche, de los libros, de los que huelen a nuevo y de los que tienen hojas amarillas, del chocolate y de las galletas, de las nubes grises, de los ojos cafés y del café de la poesía. "
Isabel Allende

Al leer esta frase he recordado las meriendas de galletas con una onza de chocolate, y de las chocolatinas de la hora del recreo.
La magia de abrir con mucho cuidado el envoltorio y alisar papel de plata que envolvía el chocolate, para después guardarlo como un tesoro entre las hojas de un libro.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Oscuridad


Estamos tan acostumbrados a la luz artificial que cuando de pronto se va nos encontramos perdidos, como niños en un bosque tratando de encontrar el camino de vuelta a casa.
Esta tarde, en mitad de la clase de pintura, las luces se apagaron. Después de unos segundos de oscuridad, nuestros ojos se van adaptando y empiezas a ver más de lo que crees. Sorprenden las figuras blanquecinas, los reflejos en los cristales, las luces a lo lejos. 
Mientras en las salas frías nos envolvía la oscuridad, desde la ventana pude ver la calle iluminada por las luces amarillentas de las farolas, por las luces intermitentes que adornan los escaparates anunciando que se acerca Navidad...

miércoles, 2 de diciembre de 2015

¡Paraguas de colores!



"Para los días grises...
¡Paraguas de colores!"

Me gustó nada más leerla. Siempre paraguas de colores, tanto si es un día nublado, de esos que amenaza lluvia, como si es un día gris en tu alma. Para estos últimos  basta con imaginarlos, no hace falta abrirlos en casa. 
Abrir un paraguas en mi casa era impensable. Mi madre nunca nos lo consintió. Decía que atraían la mala suerte, que nos podía pasar algo. Recuerdo haber abierto uno para probar si era verdad. A parte de que se me aceleró el corazón pensando en que mi madre pudiera verme, no pasó nada más. Ahora tampoco los abro hasta que salgo a la calle.
Y es que acabamos heredando algunas de las actitudes y de las manías de nuestros padres, y, con el tiempo, se este hecho se va haciendo más patente.

martes, 1 de diciembre de 2015

Ausencias

1 de diciembre. Empezamos el último mes del año con la ausencia de algunos seres queridos. Cada persona es muchas a la vez. Es padre, abuelo, tío. Es hermano, primo, sobrino. Es amigo.

Sentada a la puerta de la sala del tanatorio puede observar el goteo incesante de personas que venían a presentar sus condolencias a la familia: Los familiares cercanos, incluso aquellos que hacía tiempo no tenían contacto. Los amigos que compartían aficiones comunes. Algunas personas que no conocían a mi tío, pero sí a sus hijos y allí estuvieron, apoyando con un gesto, con una palabra, con un abrazo... No hacen falta grandes cosas para acompañar en los malos momentos, hay veces que la sola presencia basta. 

Mientras nosotros lloramos la pérdida de ese ser tan querido, me gusta imaginar que, los que murieron antes, los esperan a la puerta del cielo. Allí les enseñan el camino de esa nueva vida en la que ya no hay dolor ni tristeza.

¡Descansen en paz!