lunes, 28 de diciembre de 2015

Caminos


Hay caminos que, aunque los hayas recorrido muchas veces, siempre son difíciles. Como el camino que te lleva a visitar al amigo que acaba de morir. Llegar y encontrar las mismas caras llenas de dolor, de incomprensión ante lo sucedido.
En menos de un mes el cáncer se ha llevado a dos personas muy queridas para mi: mi tío y una amiga.

Mientras iban mi coche corría para encontrarme con sus restos iban pasando por mi cabeza muchos de los momentos vividos: Las confidencias, las risas, las celebraciones, los buenos momentos y los otros. Ella siempre tenía una palabra de ánimo y de consuelo para todos, era una gran persona, era buena y servicial. Y con 54 años recién cumplidos nos ha dejado huérfanos de su cariño.

¡Descansa en paz, Choni!