jueves, 31 de diciembre de 2015

Otro año que termina...


Nochevieja otra vez. Hora de hacer balances y nuevos propósitos.

Tiempo de dar las gracias:
por las risas, 
por los cafés con las amigas, 
por las tardes de paseo viendo escaparates, 
por respetar el silencio cuando es lo que necesitaba, 
por madrugar para ir al trabajo y al llegar encontrarme con un montón de caras sonrientes,
por el turrón y los bombones rellenos,
por las largas conversaciones,
por los abrazos y los besos...

Pero también es un tiempo de pedir perdón:
por aquello que no cumplí, 
por lo que olvidé hacer...

¡Feliz Año Nuevo!