miércoles, 23 de diciembre de 2015

Tarjetas navideñas


Esta tarde estuve haciendo algunas tarjetas navideñas. Me gusta hacerlas, escribirlas y mandarlas por correo. Es algo trabajoso pero no me importa. También es verdad que cada vez hago menos, sólo para unos pocos amigos que sé que las reciben con cariño.

Las que me llegan me gusta colgarlas en el salón. Como ahora muchas llegan por correo electrónico o por "guasap" me veo, en unos años, colgando el móvil en la cuerda de las postales.

Me preguntaba acerca del origen de las postales de Navidad y estuve buscando por la red. Copio una de las historias que he encontrado y que me ha gustado especialmente.

"Hubo un tiempo en el que al llegar estas fechas era muy frecuente enviar y recibir tarjetas navideñas para felicitar las fiestas. Con las nuevas tecnologías esta tradición se va perdiendo y el volumen de envíos de tarjetas postales en navidad ha descendido estrepitosamente. Hoy en día es común felicitarse las fiestas a través de mensajes sms, e-mails o postales virtuales a través de Internet. Pero las tarjetas navideñas tienen un origen y estas fueron inventadas por sir Henry Cole, quien en el año 1843 encargó a John Calcott Horsley, un amigo pintor, que le dibujara y pintara una escena navideña, que luego mandaría a reproducir en una imprenta, para después escribirle unos breves deseos de felicidad, firmarlas y enviarlas a los amigos y familiares.
Horsley hizo 1.000 tarjetas y, las que no utilizó Cole, las vendió a un chelín cada una. Eran unos grabados coloreados a mano que representaban una familia que brindaba por sus amigos ausentes. La imagen fue criticada por muchos puritanos, que decían que fomentaba la bebida. En 1862 se empezaron a imprimir tarjetas navideñas de serie, que fueron un éxito inmediato. En 1893 la costumbre recibió la confirmación real cuando la Reina Victoria encargó 1.000 tarjetas a una imprenta británica."