sábado, 20 de febrero de 2016

"A dormir va la rosa/ de los rosales..."

A la satisfacción de terminar un cuadro se une el iniciar otro, que generalmente, se ha ido gestando en la mente mientras pintaba.

Al contemplar la imagen del niño dormido sobre el regazo de su madre, me viene a la cabeza una antigua nana:

A dormir va la rosa 
de los rosales; 
a dormir va mi niño 
porque ya es tarde. 

Mi niño se va a dormir 
con los ojitos cerrados, 
como duermen los jilgueros 
encima de los tejados. 

Este niño tiene sueño, 
muy pronto se va a dormir; 
tiene un ojito cerrado 
y otro no lo puede abrir.


Buenas noches y buen descanso.