lunes, 1 de febrero de 2016

Febrero loco...


Dice el refrán que en febrero "ningún día es igual que otro". 

Esta semana se presenta llena de actividad. El viernes celebraremos el carnaval en la escuela. 

Me gusta transformar unos trozos de papel, de plástico y un poco de imaginación en algo que nos podamos poner y por unas horas cambiar, dejar de ser nosotros para ser lo que imaginamos. Los niños son los mejores maestros en esto, son capaces de creer que son una escoba, una vela, un ratón...  sólo con ponerse su disfraz. Este año nos disfrazamos de lluvia, era un secreto hasta que mis niños se lo contaron bajito a sus madres. Aún nos queda trabajo, aprender la letra de la canción del carnaval, que se resiste un poco, terminar los trajes y cruzar los dedos para que el viernes no llueva, ni haga mucho aire que nos haga salir volando. Cruzar los dedos para que a la hora de ponernos los trajes no se caiga ninguna pieza, claro que siempre tenemos cerca el celo y la grapadora.

Os dejo una frase:
"Si tienes el poder de hacer feliz a alguien, hazlo.
El mundo lo necesita."