martes, 16 de febrero de 2016

Sólo se gana lo que se da



Una frase del genial Antonio Machado:

"En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da."

Hace un rato, mientras leía frases más o menos ingeniosas, que algunos amigos comparte en facebook, me preguntaba quién será la persona a la que se le ocurren, cómo una frase puede reproducirse miles de veces en unos momentos y quedar vieja y olvidada un poco después. Ello me llevó a pensar en los cuentos infantiles. Suelo contar a mis niños cuentos tradicionales y algunos más actuales. Aunque estos últimos pueden gustarles, no es como los otros, los de siempre, los que se saben de memoria. A veces, cuando acabo el cuento, alguno de ellos siempre dice: "Cuéntalo otra vez". 
Por muchas veces que cuentes Caperucita o los tres cerditos, siempre se asustan cuando aparece el lobo malo, aplauden cuando se quema con el fuego de la chimenea o es apaleado por el cazador.
Lo que más me gusta es hacer que elijan un final, contamos el cuento con dos versiones  y ellos son los que salvan a Caperucita o hacen que el lobo se la coma. Una forma de que empiecen a tomar decisiones por ellos mismos, algo que les servirá para cuando sean mayores, aunque ahora mismo no lo sepan.