lunes, 14 de marzo de 2016

Duele la ausencia


Después de varios días buscando algo especial para el día del padre, hoy nos hemos puesto manos a la obra.
Mientras les hacía unas fotos esta mañana, recordé que otros años yo también me hacía una foto, igual que mis niños. Preparaba el regalo para que les sirviera de modelo, y lo hacía con todo el cariño porque se lo daría a mi padre.
Este año, sin embargo, no podré llevárselo. No podré ver su cara al desenvolver el paquete, ni le oiré decir: "Gracias, hija" Ni le dirá a mi madre que lo coloque donde él pueda verlo.

Pasa el tiempo y la ausencia sigue doliendo, más en estos días especiales. Lo que no sé es hasta cuando.

Gracias a Dios, tengo a mis niños que son una especie de "quitapenas". Esta mañana leímos la palabra "Achuchón" en un cuento. Algunos no sabían lo que significaba, así que se achucharon unos a otros. De pronto a uno se le ocurrió decir: "Ahora uno gigante" y un segundo después me encontré sepultada bajo sus abrazos y su cariño.

Buenas noches.