jueves, 7 de abril de 2016

Aromas


"Miles de aromas formaban un caldo invisible que llenaba las callejuelas estrechas y rara vez se volatilizaba en los tejados."

Será porque con mi enfermedad soy más sensible a los olores, pero hoy ha sido de esos días en los que parece que la gente te abofeteaba con ellos al cruzarse en mi camino.
Algunos tan intensos que marean y hacen que tenga que cambiar mi rumbo. Otros me trajeron el recuerdo del tiempo en el que yo misma usé ese aroma... 
El olor es invisible y, sin embargo, es una de las cosas que emociones contrarias provoca en nosotros. Nos atrae o nos repele, pero nunca nos deja indiferentes.
Y cuando te privan de ellos es como quedar un poco incompletos.