sábado, 28 de mayo de 2016

Cuando uno llora



Una frase tras la lluvia que nos estuvo acompañando durante unas horas. Me gustó, tal vez porque la lluvia parecía un llanto, desgarrador en algunos momentos, apacible en otros.

"Tengo la teoría de que cuando uno llora, nunca llora por lo que llora, sino por todas las cosas por las que no lloró en su debido momento."
Mario Benedetti

martes, 24 de mayo de 2016

Dar gracias a Dios


Me acaba de mandar un vídeo una buena amiga, de esos que te dicen que lo reenvíes a otras personas. Lo especial de éste es que no te traerá mala suerte si no lo haces, ni tendrás una sorpresa si lo mandas en cinco minutos a 7 personas... Lo especial es que te dice que se lo envíes a las personas que quieres para que sepan que piensas en ellos. Te dice que dejes el trabajo y todas esas cosas "importantes" que tienes que hacer y te ocupes más de las personas, pues si un día caes enfermo no será el trabajo el que se preocupe por ti sino los amigos. Dice que des gracias a Dios cada día por todo lo que te ofrece, que escuches buena música, que sonrías cuando vas caminando por la calle...

Esta tarde, volviendo a casa, en el cielo había unas nubes con formas definidas, una era igual que una liebre corriendo. Y otra un toro embistiendo o comiendo en un prado blando y blanco. Al instante me acordé de mis pequeños... cómo disfrutarían al ver ese toro. Me los imagino poniendo sus dedos en la frente a modo de cuernos y saliendo corriendo detrás de los demás, mientras braman un potente "muu". Mientras contemplaba esa nube se llenó el cielo de sus risas y de sus carreras por el patio de la escuela...
 Mis alumnos: una gran bendición por la que dar gracias a Dios.

sábado, 21 de mayo de 2016

La tormenta


 "Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana (…) No te prives de pasar un buen día" 
Papa Francisco

Alegría incluso en la tormenta que cayó sobre nosotros esta tarde,lluvia que mojó los cristales que había estado limpiando por la mañana, pero también lluvia necesaria para limpiar el aire que respiramos, para llenar nuestros ríos y lagos... Aquí no tenemos lagos, pero hubo un tiempo en el que había varias lagunas,en las que , según me cuenta mi marido, iban a pescar ranas.
Incluso en los días en los que parece que todo va mal, seguro que encontramos alguna pequeña satisfacción que hace que haya sido un buen día, sólo es cuestión de fijarse un poco.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Tres reglas




" Existen tres reglas:

1.- Si no vas por lo que quieres, nunca lo conseguirás.
2.- Si no preguntas, la respuesta será un "NO"
3.- Si no das un paso hacia adelante, siempre estarás en el mismo lugar. "

Estas son cosas que sabemos pero que, hasta que no las leemos, no nos damos cuenta de ellas.

¡Buenas noches!

martes, 17 de mayo de 2016

Predicar con el ejemplo


"El mundo cambia con tu ejemplo no con tu opinión"
Paulo Coelho.

Hacía tiempo que no leía nada de Coelho y hoy, por casualidad, encontré esta frase.
Cuánta razón tiene. Incluso en cosas pequeñas. Cuando en la escuela tratamos el tema de la seguridad vial, de las señales de tráfico... recomendamos a los niños que crucen por el paso de cebra. En el pueblo tenemos algunos pasos para cruzar la carretera, es cierto que pocas veces los utilizamos. Una de las mañanas que iba camino de la escuela vi a una de nuestras alumnas cruzar por él. Sentí una especie de remordimiento porque yo, habitualmente, solía atravesar la carretera por el sitio más corto. Desde ese día, como ejemplo para mis alumnos y para ser consecuente con lo que les digo, doy un rodeo para cruzar por su sitio. 
Es un pequeño ejemplo, pero deberíamos pensar en cuántas cosas decimos a los niños que hagan mientras nosotros no lo hacemos o hacemos lo contrario de lo que estamos predicando.

lunes, 16 de mayo de 2016

Después de Pentecostés


Ayer celebramos Pentecostés, durante la misa de una los niños del pueblo recibieron su Primera Comunión. Al verlos me vi contagiada por su emoción y en un momento pasaron por mi mente los años compartidos en la escuela. ¡Qué poco queda para que se vayan de ella!
Se oye el repicar de las campanas en la ermita que anuncia la misa y posterior procesión para la bendición de los campos. 
Este año, a pesar de los herbicidas que tiraron, en las cunetas, en las linderas hay una explosión de colores: margaritas blancas, rojas amapolas, los cardos dan un suave toque morado, y entre todas ellas infinidad de flores amarillas. Ahora que ya no llueve, el aire aparece completamente limpio. Y como dice una poesía que nos estamos aprendiendo en la escuela: "... todo es más bonito cuando sale el sol."

sábado, 14 de mayo de 2016

Resilencia en los niños


Un interesante artículo que acabo de leer:
Entendemos por Resiliencia la capacidad del ser humano para afrontar las adversidades de la vida, superarlas y salir fortalecido de la experiencia. No se trata de una capacidad innata que se tiene o no se tiene, sino que es algo que podemos aprender y desarrollar, y que debemos fomentar desde la infancia. Esto no implica que un niño resiliente no experimente dolor o angustia. Todo trauma, pérdida o cambio importante llevará asociado cierto dolor emocional que variará en función de las circunstancias. Se trata de aprender a manejar la situación, sobreponerse a ella, transformarla y salir fortalecido.
A continuación se exponen algunos consejos para desarrollar la resiliencia en los niños: 
  1. Hacer amigos

    • Enseña a tu hijo a establecer relaciones con sus iguales, a hacer amigos y mantenerlos. Al mismo tiempo, asegúrate de que tiene una red familiar sólida en la que se siente amparado y aceptado tal y como es. En la escuela, es fundamental prestar atención a los posibles niños aislados y actuar en consecuencia. Las relaciones interpersonales fortalecen la resiliencia en los niños y les dotan del apoyo social necesario para hacer frente a la adversidad.
  2. Ayudar a los demás

    • Ayudar a los demás permite a los niños sentirse valorados y útiles. Pequeños trabajos voluntarios o tareas adecuadas según su edad pueden contribuir a desarrollar esta habilidad.
  3. Mantener una rutina

    • Establecer y seguir una rutina diaria reconforta a los niños y les proporciona seguridad, especialmente a los más pequeños, ya que les permite saber que están cumpliendo correctamente con sus tareas.
  4. Descansar

    • Tener y seguir una rutina es importante, pero también lo es saber cuándo tomarse un descanso y hacer cosas diferentes. Tan importante es estudiar como jugar, divertirse y dar rienda suelta a su creatividad. La clave está en el equilibrio.
  5. Cuidarse

    • Debemos inculcarles desde pequeños la importancia de cuidarse a ellos mismos a través de la alimentación, el deporte, el juego o el descanso. No debemos olvidar que los adultos somos modelos para ellos, por lo que debemos predicar con el ejemplo.
  6. Fijarse metas

    • Ayúdales a que establezcan desde pequeños metas y objetivos razonables en su vida y a que avancen paso a paso hacia ellos. Recibir elogios por sus progresos les permitirá centrar su atención en los logros y desarrollar la percepción de autoeficacia y confianza en sí mismos para salir adelante ante los desafíos de la vida.
  7. Fomentar una autoestima positiva

    • Recuérdale cómo supo lidiar con éxito con las dificultades en el pasado y ayúdale a comprender que los desafíos de la vida le permiten desarrollar el aprendizaje y la fortaleza que necesita para manejar los desafíos futuros. Ayúdale a que aprenda a confiar en sí mismo tomando sus propias decisiones y resolviendo sus problemas. Enséñale a tomarse las cosas con humor y a reírse de sí mismo.
  8. Actitud positiva ante la adversidad

    • Incluso en los momentos más dolorosos, ayúdales a ver las cosas con una perspectiva más amplia y a largo plazo. Los niños tienen dificultades a la hora de imaginar el futuro, pero es importante hacerles ver que la situación actual es pasajera, y que el futuro puede traer cosas muy positivas a sus vidas. Fomentar en ellos una actitud optimista les permitirá focalizarse en el lado bueno de las cosas y a querer seguir adelante incluso en los momentos más duros.
  9. Autodescubrimiento y autoconocimiento

    • Los momentos difíciles brindan la oportunidad a los niños a aprender más sobre sí mismos. Ayúdale a que sea consciente de que la manera que tiene de afrontar la adversidad es una prueba de su fortaleza.
  10. Aceptar que el cambio es parte de la vida

    • Los cambios de prácticamente cualquier tipo pueden ser muy traumáticos para niños y adolescentes. Debemos ayudarles a ver que el cambio forma parte de la vida y que las metas que han demostrado ser inalcanzables puedes sustituirse por otras igualmente válidas.
Asociación Americana de Psicología

jueves, 12 de mayo de 2016

La vida es una cuenta atrás


Desde el momento en el que nacemos, nuestra vida es una cuenta atrás. No sabemos si larga o corta, y, algunos viven como si no hubiera final. Pero lo hay, para los que somos creyentes, ese final es la vuelta a la casa del Padre.

Cuando tienes a tu hijo en brazos no piensas, ni por un momento, en las enfermedades que pueda tener. Sólo experimentas una inmensa alegría al sentir su calor junto a ti. Mientras lo acunas sueñas cómo será cuando crezca y desearías evitarle dificultades y dolores, protegerlo de todo lo malo y feo de este mundo.

Con el paso de los años llega el tiempo de las risas, pero también el tiempo del llanto. Aparecen enfermedades y operaciones que quisieras pasar en su lugar, pero sólo puedes permanecer a su lado y ayudarle a superarlo, porque, aunque el hijo no lo comprenda ahora, eso le hará fuerte, será un aprendizaje. 
También llega ese tiempo en el que los padres se hacen mayores, las enfermedades aparecen. Unas son leves, otras, más graves, les mantienen postrados en la cama. Ves su sufrimiento con impotencia, lo único que puedes hacer de nuevo es acompañarlos, darles tu mano y procurar que se sientan lo mejor posible.
Hay otras ocasiones en las que la muerte llega sin avisar, entra en casa y se lleva a un ser querido.
Por ello no hay que dejar nada importante para mañana, como dar un beso a nuestros seres queridos o decirles que los queremos, que son importantes para nosotros, porque sólo Dios sabe qué nos deparará el mañana.

domingo, 8 de mayo de 2016

En la vida hay consecuencias


Domingo por la mañana, llueve... Mientras se termina de hacer la comida leo este interesante artículo, compartido por los amigos de Orientación Andújar:

En la vida no hay premios ni castigos, hay consecuencias
Cuando tu hijo o hija no cumplen con las normas de casa, no es lo mismo un castigo que una consecuencia, Hay una gran diferencia.
Los castigos necesitan imponerse. Son punitivos. Castigar es exigir recompensa y tomar represalias por la falta cometida. Si tú castigas, causas sufrimiento a tu hijo (y sentimientos de culpa a ti mismo).
En cambio, las consecuencias de una falta a las reglas son los resultados naturales de haber ignorado los acuerdos de la casa. Usar el concepto de “consecuencias” pone la responsabilidad sobre tu hijo: él ha decidido romper el trato común, y él ha escogido sus propias consecuencia
DIFERENCIAS ENTRE CASTIGO Y CONSECUENCIAS
Roberta Maso-Fleischman, Ph.D
Las consecuencias tienen como objetivo cambiar la conducta para que la falta no se repita. Por eso, es importante observar los siguientes principios:
Primero, asegúrate que las reglas, y el espíritu de las reglas de tu familia se compartan y se entiendan entre todos. Por ejemplo, si la regla es “no mentir nunca”, entonces todos los miembros de la familia tienen la costumbre de decir la verdad.
Las consecuencias deben ser relacionadas con la falta. No tiene ningún caso quitarle a tu hijo su entrenamiento de soccer por no haber hecho la tarea de matemáticas.
Las consecuencias se ajustan al tamaño de la falta. No es lo mismo ensuciar la ropa que faltarle el respeto a tu mamá, ya que uno puede ser por descuido y el otro es un desafío deliberado.
No apliques consecuencias drásticas por faltas pequeñas. Tampoco tomes faltas graves a la ligera. El tamaño de la consecuencia es un mensaje sobre la importancia de un cambio de conducta.
Las consecuencias son inmediatas. En una familia no hay nada peor que guardar el desenlace de una falta para una “sorpresa” futura. En el momento en que se presenta la falta, se aplican las consecuencias.
Las consecuencias son finales. Una vez que tu hijo asuma las consecuencias acordadas, ya se olvida la falta. Borrón y cuenta nueva.
Las consecuencias son inmediatas. En una familia no hay nada peor que guardar el desenlace de una falta para una “sorpresa” futura. En el momento en que se presenta la falta, se aplican las consecuencias. “Hoy pegaste a tu hermano: hoy no tienes permiso de jugar con tus amigos (tienes que arreglar la relación con la familia primero).”
Las consecuencias son objetivas. No dependen de ti, ni tu estado de ánimo. Puedes estar de buenas, o de malas, pero la regla existe, se rompió y las consecuencias se asumen.
Las consecuencias son educativas. Aprender a aceptar las consecuencias de sus actos es un proceso formativo que llevará a tu hijo a tomar decisiones responsables en el futuro.

sábado, 7 de mayo de 2016

Opta por se alegre


Sábado por la noche, en casa sólo se oye algún crujido y el zumbido del ordenador. Un día extraño de muchas cosas hechas y, aún, muchas por hacer. A pesar de que esta tarde, en un vídeo que vi en facebook decían que es más importante SER que HACER, hay cosas que no pueden esperar. 
Me senté aquí para hablar con mi madre y, después, empecé a leer correos, que si te descuidas se llena la bandeja. En uno de ellos leí:

Opta por ser alegre y optimista. Nada en el mundo puede acabar con la felicidad de un hombre más si esta viene de su interior. Cuando te lleguen sufrimientos, recíbelos con calma y no te dejes dominar por ellos. Piensa siempre que todo lo que no es bueno son simplemente dificultades, que siempre se quedan a un lado de nuestro camino, borra de tu ser la palabra problema y no pongas tu felicidad en las cosas externas que te lleguen. Construye tu felicidad dentro de ti mismo; centra tu dicha en el progreso permanente de la vida espiritual, en la sabiduría del corazón y siempre encontraras una luz de felicidad en tu existencia.

Os deseo unas buenas noches.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Cuando nace un niño


Desde el momento que una mujer sabe que está embarazada hasta el momento del parto suceden muchas cosas. Se lo comunica a su pareja y, durante un tiempo, guardan el secreto para ellos,después se lo empiezan a comunicar a la familia, a los amigos. 
Todo es alegría. 
Se empiezan a preparar las cosas del bebé: la ropa, el dormitorio, el nombre. El nombre es algo importante pues le acompañará toda su vida, será su seña de identidad. Hay que elegirlo con cuidado, que suene bien cuando se pronuncie en alto junto a los apellidos, para evitar esas "casualidades" que pueden hacer que un pequeño sea el blanco de burlas de todos los compañeros, como debió sucederle a "Dolores Fuertes de Barriga".
Mientra el bebé va creciendo dentro de su madre, ella sueña con verle la cara, con tenerlo entre sus brazos... va pasando el tiempo.
Una noche te salta un mensaje: "Salimos para el hospital".
Tras horas esperando a que llegue un nuevo mensaje, por fin, te llega uno con foto incluida (maravillas de las nuevas tecnologías). Desde ese mismo instante empiezas a querer a ese ser pequeñito que te hace sonreír. 
Ya sólo deseas verlo crecer sano y fuerte. Desearías que no conociera más que la felicidad, aunque de la tristeza y de las caídas también se aprende.
Hoy nació Olivia, "la que trae la Paz".
Hoy tenemos un ángel más en la Tierra.

martes, 3 de mayo de 2016

Los cuatro pilares del exceso


Casualmente hace un rato vi un vídeo que compartía una amiga. Me pareció muy interesante y busqué algo más sobre lo que aparecía. Encontré el artículo completo, merece la pena leerlo. Qué bueno sería volver al tiempo en los que los niños eran niños y la infancia no era una carrera contrarreloj, sino unos maravillosos años.

LOS CUATRO PILARES DEL EXCESO por Kim John Payne

Naturalmente, como padres queremos dar a nuestros hijos el mejor comienzo de la vida. Si un poco es bueno, creemos que más es mejor, ¿es así?
Los inscribimos en un sinfín de actividades: fútbol, música, artes marciales, gimnasia, ballet. Programamos citas de juego con precisión y además llenamos cada espacio en sus habitaciones con libros educativos, dispositivos y juguetes. Con tantas cosas los niños se sienten ciegos y abrumados por la elección.
La simplicidad en la crianza que propongo anima a los padres a proporcionar un menor número de juguetes para que los niños puedan participar más profundamente con los que ya tienen.
Considero que la educación del niño promedio de nuestras ciudades descansa sobre cuatro pilares de exceso:
Tener demasiadas cosas.
Escoger entre demasiadas opciones.
Recibir demasiada información.
Vivir a una excesiva velocidad.

Cuando los niños se sienten abrumados pierden el valioso tiempo de inactividad que necesitan para explorar, reflexionar y liberar las tensiones. Demasiadas opciones erosionan la felicidad, robando a los niños el regalo de aburrimiento, que fomenta la creatividad y el aprendizaje autodirigido.
Entonces, ¿cómo nosotros, como padres podemos proteger a nuestros hijos en esta nueva sociedad "normal" se ha creado?
Es muy simple, digamos que no.
Filtremos ocupaciones innecesarias y simplifiquemos su vida. No hablemos sobre el calentamiento global en la mesa con un niño de siete años. Veamos las noticias después de que nuestros niños estén dormidos. Quitemos los juguetes y juegos excesivos de la habitación de nuestro hijo. Recreemos y honremos la infancia.