martes, 24 de mayo de 2016

Dar gracias a Dios


Me acaba de mandar un vídeo una buena amiga, de esos que te dicen que lo reenvíes a otras personas. Lo especial de éste es que no te traerá mala suerte si no lo haces, ni tendrás una sorpresa si lo mandas en cinco minutos a 7 personas... Lo especial es que te dice que se lo envíes a las personas que quieres para que sepan que piensas en ellos. Te dice que dejes el trabajo y todas esas cosas "importantes" que tienes que hacer y te ocupes más de las personas, pues si un día caes enfermo no será el trabajo el que se preocupe por ti sino los amigos. Dice que des gracias a Dios cada día por todo lo que te ofrece, que escuches buena música, que sonrías cuando vas caminando por la calle...

Esta tarde, volviendo a casa, en el cielo había unas nubes con formas definidas, una era igual que una liebre corriendo. Y otra un toro embistiendo o comiendo en un prado blando y blanco. Al instante me acordé de mis pequeños... cómo disfrutarían al ver ese toro. Me los imagino poniendo sus dedos en la frente a modo de cuernos y saliendo corriendo detrás de los demás, mientras braman un potente "muu". Mientras contemplaba esa nube se llenó el cielo de sus risas y de sus carreras por el patio de la escuela...
 Mis alumnos: una gran bendición por la que dar gracias a Dios.