sábado, 23 de julio de 2016

"Quiero proponerle un abrazo"


Después de varios días sin internet en casa porque el router decidió romperse, como la botella de aceite que hizo un salto mortal sin red y estalló contra el suelo de la cocina, ni a mi peor enemigo le deseo esto. Como decía, después de varios días sin internet, de hacer cientos de cosas que hacía cuando no había ordenadores, de echar de menos a mis amigos virtuales con los que sólo me puedo comunicar por este medio, hoy estoy de vuelta.
¿Qué es lo que más te apetece cuando vuelves a ver a un amigo? 
Darle un abrazo, uno grande, apretado, de los que casi duelen las costillas o te dejan sin respiración, pero que te hacen sumamente feliz. 
Decía Julio Cortázar:

"Yo quiero proponerle a usted un abrazo, uno fuerte, duradero, hasta que todo nos duela.
Al final será mejor que me duela el cuerpo por quererle, y no que me duela el alma por extrañarle."