jueves, 7 de julio de 2016

Sonríe


Esta mañana salí pronto de casa. El sol no había empezado a calentar y daba gusto caminar por las calles vacías . El frescor de la mañana invitaba a caminar. Algo llamó mi atención. En el suelo, junto a la tapia del Convento un viejo y sucio gorro de lana. Estaba mojado y con barro, abandonado... Creo que llamó mi atención porque uno no espera encontrar un gorro de invierno en pleno verano. O porque me recordó a personas que están solas y tristes, que esperan que alguien se acuerde de ellas, que las llame, que las dedique un poco de su tiempo... Si pensamos un poco, enseguida encontraremos a alguien que nos necesita

Ahora que empieza a hacer calor es hora de bajar las persianas de casa para intentar conservar algo del frescor de la noche os dejo un frase para tener un buen día:

"Sé amable, da las gracias y sonríe."