viernes, 26 de agosto de 2016

Conversaciones


Entablar una conversación con un desconocido y mantenerla es todo un arte para el que, desafortunadamente, nadie nos prepara.

La mayoría hemos entrado alguna vez en un ascensor en el que había otra persona. Después del saludo un silencio sepulcral. Algunas personas se concentran en los botones del ascensor, o en el suelo, como si fuera  a aparecer algo en cualquier momento. Al parar el ascensor sentimos una especie de alivio y salimos rápidamente mirando al frente. 
El tema más socorrido es el tiempo, que si vaya malo que hace, que si frío, que si calor... Lo mejor que puede pasar es que haya un bebé, porque entonces él será el centro de todas las miradas y podremos preguntar cuántos meses tiene, lo grande y lo guapo que es.

Hay unos temas que conviene evitar, sobre todo si no conoces bien a tu interlocutor y son los temas cargados de emociones, como política, dinero,relaciones, problemas familiares...

Y por último unos consejos que encontré:

  • Si estás en un grupo, asegúrate de que todos se sientan incluidos. Si comienzas a hablar con una sola persona y esperas que el resto mire la conversación en silencio, la situación puede volverse incoherente.
  • Piensa con originalidad.
  • Escuchar las respuestas de los demás puede dar lugar a temas nuevos.
  • Piensa antes de hablar. No puedes echar para atrás las cosas que hablas. Además, las personas recuerdan las conversaciones que han mantenido contigo, así que no actúes como una mala persona, a menos que quieras que te recuerden de esa manera.
  • Una muy buena manera de mantener la conversación equilibrada es tomar turnos para hacer las preguntas. No debe ser una competencia para ver quién hace las mejores preguntas pero es una manera amable de mantener una buena conversación sin que una de las dos personas la domine.
  • Si es la primera vez que hablas con esa persona, intenta unir los temas de conversación más que ir saltando de un lado a otro.
  • Sé amigable y no insultes a nadie.
  • Escucha atentamente e intenta relacionar. Después de que alguien haya respondido, relaciona tu propia experiencia a algo que esa persona haya dicho o responde esa pregunta tú, sin que te lo haya preguntado nadie.