sábado, 17 de septiembre de 2016

De vuelta


Después de varios días sin tiempo y con el ordenador en modo: "estoy pensando si abrir el programa o no" aquí estoy.

Ha pasado la primera semana en el cole y ha pasado como un suspiro. Lo rápido que pasa el tiempo es ahora inversamente proporcional a lo despacio que hago algunas cosas. Lo que antes hacía en un minuto ahora tardo tres. Ahora entiendo esas imágenes de señoras sentadas en el porche de su casa en EEUU mirando al infinito, porque a mi me gusta sentarme al borde de mi cama y mirar por encima de los viejos tejados, el cielo infinito.

Buenas noches y dulces sueños.