lunes, 12 de septiembre de 2016

Primer día de cole


Un primer día un tanto descafeinado porque la mayoría de los alumnos no vinieron a clase. Según me dijeron hace días una de las mamás que habla español hoy celebraban la fiesta del cordero.
Daba pena ver la escuela con tan pocos niños... pero mañana será diferente, al menos eso espero.
Aunque hay cosas que nunca cambian, como los ordenadores que funcionan mal porque son prehistóricos, si hasta me da mensajes de que ya no va a poder actualizar Google porque es demasiado antiguo. Y otras que cambian de sitio, como los muebles de mi aula. No sé por qué extraña razón al moverlos hay ahora menos espacio de almacenaje. Esta tarde me fui a la escuela y durante horas estuve tratando de encajar algunas cosas... pero se resisten.
Y por último hay cosas que guardé tanto, tanto que ... no las encuentro.
A veces, a una le entran ganas de llorar cuando pasan estas cosas.
Mañana, a pesar que dicen los del tiempo que se desploman las temperaturas y que lloverá, nos vestiremos con la mejor de las sonrisas y volveremos al trabajo con las mismas ganas de siempre.