lunes, 10 de octubre de 2016

Tiempos


Hay un tiempo en el que nos quedamos delante de la pantalla queriendo escribir lo que llevamos dentro, pero no podemos. Sencillamente porque los sentimientos, los recuerdos son tan intensos que no se pueden expresar con palabras. Los aniversarios se suceden, y, cuando llegan, hacen que te pares y recuerdes.
Hay un tiempo en el que lo único que necesitas es silencio, aunque en tu cabeza reboten las ideas, las canciones, las palabras, los momentos.
Finalmente llega el tiempo en el que saber que hay que ponerse en movimiento, que para empezar a caminar sólo se necesita dar el primer paso, los demás vienen solos, como por inercia.

Empecemos la semana...