martes, 6 de diciembre de 2016

¿Cuándo empieza la Navidad?



Esta mañana preguntaban en la radio cuándo empezaba la Navidad. Uno de los interlocutores decía que siempre había empezado con la lotería de Navidad.
En mi casa era así. Esa mañana, mientras los niños de San Ildefonso, iban cantando monótonamente los números y los premios, nosotros decorábamos el árbol (más bien rama que mi padre traía del pinar de su madre) y ayudábamos con las figuritas del Belén. Mi abuelo que, entre otras cosas había sido fontanero, preparó una cascada de agua que recorría la librería de mis padres y llegaba hasta el estanque donde nadaban plácidamente los patos de plástico. Mi madre compraba aquellos papeles azules brillantes con estrellas de plata que nos parecía lo más maravilloso del mundo. Debo confesar que a los niños de mi escuela también les maravilla, como todo lo que es brillante.

Eran navidades diferentes, con menos cosas materiales y más estar todos juntos. Con sólo dos clases de turrón: el duro y el blando, y los polvorones que casi te ahogaban al meterlos en la boca e intentar decir "Pamplona". Creo que si escucho bien, aún puedo oír nuestras risas, el tocadiscos de mi padre con los villancicos... Aún puedo sentir el calor del hogar de mi infancia...

Ahora parece que no se acabara pues encontramos turrones casi todo el año y las luces la pusieron a primeros de noviembre. Pero más que Navidad parece una carrera para comprar. De hecho el otro día me llegó una especie de felicitación de un centro comercial en que sobre un fondo ramas de árbol de navidad se leía: 
"Felices Compras" ofreciéndome un gran anticipo para mis gastos navideños en letra grande y en letra muy pequeña aparecían las comisiones que cobrarían después.